Hooters Air, la aerolínea creada por una inaudita franquicia de restaurantes

Blogshalcon-Vuelos-Avion Hooters Air

Vamos a continuar nuestra tradición de reseñar aerolíneas poco conocidas y os podemos asegurar que la de hoy se las trae; es de ésas que hay que ver para creer, aunque nunca podréis viajar con ella porque terminó sus andanzas en 2006, tres años después de haber sido fundada. Se llamaba Hooters Air y era la rama aérea de la cadena de restaurantes de EEUU homónima, tan famosa como polémica.

En realidad Hooters, que sigue funcionando, está compuesta por dos empresas, una de Atlanta (Georgia) y otra de Clearwater (Florida), que reúnen casi medio millar de establecimientos en 45 estados norteamericanos y en otros 19 países de todo el mundo, España incluida. Fue creada en 1983 y adquirida al año siguiente por el ya fallecido Robert H. Brooks, que la convirtió en una franquicia y un considerable éxito comercial.

Que nadie imagine alta cocina: hamburguesas, alitas de pollo y sandwiches constituyen la base de sus menús, aunque el atractivo principal son sus espectaculares camareras, a las que se conoce popularmente como Hooters girls. El hecho de que vistan uniformes de tono deportivo y más bien escasos de tejido (camiseta blanca de tirantes, minishorts color naranja y zapatillas de tenis) no sólo ayuda sino que es, de hecho, su seña de identidad.

Es más, la palabra hootiers tiene connotaciones sexuales en cierto argot y el personal, mayoritariamente femenino si es de cara al público, se selecciona por su belleza y sus nada discretos atributos. Al fin y al cabo, la dirección de Hooters asegura que no se trata de un restaurante familiar.

El caso es que la empresa creció como la espuma y permitió crear ramas como una revista, un casino y la mencionada aerolínea. Para esta última lo que se hizo fue comprar una compañía en horas bajas, Pace Airlines, y rebautizarla. Tenía su cuartel general en Myrtle Beach, Carolina del Sur, y fundamentalmente operaba vuelos domésticos entre 17 ciudades estadounidenses, aunque también lo hacía a Bahamas.

La flota estaba compuesta por 7 unidades decoradas con los colores corporativos (blanco, azul y naranja) de la empresa y el característico búho mascota cuyos grandes ojos coincidían con los pechos de las Hooters girls. Por supuesto, las dos azafatas destinadas a cada avión iban uniformadas al estilo de la casa y tenían la misión de entretener y servir a los pasajeros por encima de todo, organizando juegos a bordo y comercializando merchandising y productos diversos.

Hooters Air fue percibida por la clientela como una compañía de bajo coste, aunque no lo era realmente, y eso la hizo perder competitividad con las verdaderas low cost. En cualquier caso, la puntilla llegó de manos del huracán Katrina y la subida de precios de carburante que arrastró. Las operaciones volvieron a Pace Airlines, que recuperó su nombre original, si bien por poco tiempo puesto que también terminó cerrando en 2009.

Así acabó aquella alocada aventura típica del american way of life. Las feministas probablemente brindaron con champán.