Hotel du Petit Moulin, el diseño de Christian Lacroix

Blogshalcon-Hoteles-Hotel du Petit Moulin el diseno de Christian Lacroix

Hoy vamos a hablar de un sitio especialmente bello, una combinación de preciosismo y exquisitez co0ncebida por uno de los diseñadores más renombrados, ya con un hueco en la historia de su sector. Hablamos del Hotel du Petit Moulin, cuyo interior ha sido diseñado por Christian Lacroix.

¿Te gusta la moda? ¿Eres un enamorado de lo fashion? ¿Aprecias especialmente el diseño cool? Si tu respuesta a esta retahíla de preguntas con anglicismos es positiva casi seguro que uno de tus destinos favoritos para unas vacaciones será París.

Pues bien, qué mejor forma de pernoctar en la capital francesa que engrosando esa afición con tu alojamiento en un establecimiento creado por el mismísimo Christian Lacroix y, además, magníficamente situado en el Marais. Más concretamente en el número 29 de la rue Poitou, cerca del Museo Picasso, la Plaza de los Vosgos y la Ópera Bastille.

Se trata de un hotel boutique de cuatro estrellas cuya exuberante decoración -una curiosa mezcla de estilos diversos como el rśutico, la alta costura o el rococó- ha corrido a cargo del famoso modista francés, quien ha individualizado el aspecto de cada una de las diecisiete habitaciones para que sean únicas y diferentes entre sí usando múltiples materiales: telas, collages, muebles setenteros, espejos venecianos…

El propio Lacroix explica que el hotel «nos hace pensar en las casitas de muñecas o en los planos de corte vertical que encontramos en las enciclopedias del siglo XX, con ambientes muy diferentes entre los distintos pisos».

De todas formas, en lo que a equipamiento se refiere, todas cuentan con uno acorde a la categoría: insonorización, climatización, TV de pantalla plana, caja de seguridad, minibar y baño con albornoz. También hay ascensor y adaptación para personas con movilidad reducida.

Respecto a los servicios, el Hotel du Petit Moulin sirve desayunos en el bar (o en la habitación, si lo prefieres), te ofrece masajes en la habitación o en el Spa de la Reine previa reserva y dispone de conexión Wi-Fi gratuita en todo el edificio, donde antaño se ubicaba la panadería más antigua de la ciudad -aún se conserva la fachada y es Monumento Nacional-. Además, hay un párking gratis para los clientes, aunque con capacidad limitada.