Hotel O Semáforo, descansar en un faro de Finisterre

Hotel O semaforo

Una de las varias alternativas a la hora de escoger hotel no se basa en el precio ni en el lujo, aunque siempre sean aspectos bienvenidos. Tampoco se busca siempre una ubicación céntrica sino que, a veces, el cliente va en busca de un retiro apartado y tranquilo. Si ése es el caso, el Hotel O Semáforo cumplirá las expectativas con creces pues, como dice su propia publicidad, ofrece «descansar en los confines del mundo».

Al fin y al cabo está en el extremo más occidental de la Península Ibérica, en lo que los romanos bautizaron Finis terrae y que hoy conserva esa denominación como Finisterre (o Fisterra, en gallego). Un edificio de piedra asomado al Atlántico desde lo alto de un acantilado, a 143 metros de altura sobre el nivel del mar, construido en el año 1890 como faro y que hasta hace 4 décadas fue utilizado por la Marina como punto de vigilancia.

En 1999 fue sometido a obras de reforma y rehabilitación para convertirlo en uno de los hoteles más singulares de Galicia, rodeado por un desnudo paisaje en el que se combinan el fuerte oleaje de la Costa de la Muerte con el viento y la niebla, pero también con inolvidables puestas de sol y amaneceres. En verano muchos turistas visitan el entorno, así como numerosos peregrinos que pasan por este enclave coruñés en el Camino de Santiago.

O Semáforo es un establecimiento pequeño, de sólo 5 habitaciones, de las que que 4 son dobles y una individual. Todas ellas, sobrias pero cómodas, tienen baño, calefacción, teléfono y televisión. Además hay una sala de estar para ponerse a cubierto si el tiempo no acompaña y una recoleta cafetería-restaurante llamada con tino O Refuxio, que está alojada en la que antaño fue el almacén de carbón.

Clasificado con una categoría de 2 estrellas, los precios se sitúan en 95 euros por noche en habitación doble durante la temporada baja, subiendo a 110 en la alta (julio, agosto, Semana Santa y Navidad). El desayuno se cobra aparte por 6 euros más. No obstante, conviene consultar al hacer la reserva pues suele haber ofertas, especialmente para grupos y estancias superiores a una semana. Y es importante también tener en cuenta que el hotel cierra en noviembre.