Hotel Sa Bassa Rotja, el tranquilo ambiente medieval

Blogshalcon-Hoteles-Hotel Sa Bassa Rotja tranquilo ambiente medieval

Si hablamos de alojamientos en Mallorca seguro que la mayoría piensa en resorts o establecimientos modernos con capacidad para cientos de huéspedes, primera línea de playa y una oferta orientada a unas vacaciones de movida nocturna. No es el caso del Hotel Sa Bassa Rotja.

En efecto, quienes resrerven plaza en él se encontrarán con un paraíso de relajación, por usar palabras de su propia publicidad. Un lugar rural que aprovecha un antiguo edificio medieval cuya estructura, originaria del siglo XIII, se ha conservado con su piedra vista, sus arcos y su entorno en plena naturaleza, aunque debidamente restaurado y acondicionado para alcanzar una categoría de 4 estrellas.

Se ubica en el Cami de Sa Pedrera s/n, en Porreres, a 38 kilómetros del Aeropuerto de Palma, en una finca de un centenar de hectáreas que tiene las playas más solitarias de la isla (Es Trenc, Ses Covetes, Es Carbó) a sólo 20 kilómetros. Un bucólico rincón ideal para unas vacaciones apacibles en las que, sin embargo, no falten las comodidades ni la diversión.

Por eso dispone de un pequeño número de habitaciones, 38, distribuidas en individuales, dobles y lujosas suites con terraza y una cuidada decoración, fruto de la fusión entre el carácter rural de la finca y elementos modernos: baño con secador y amenities, aire acondicionado/calefacción, teléfono, TV satélite, caja fuerte y minibar; en las suites se añade una terraza solárium, albornoz y zapatillas.

De los servicios hay que destacar la piscina al aire libre, la conexión Wi-Fi gratuita en todas las habitaciones e instalaciones, un aparcamiento (también gratis), un business corner, traslado al aeropuerto (de pago), jardín, biblioteca, lavandería y actividades deportivas (ping pong, senderismo, pistas de tenis, alquiler de bicicletas, clases de yoga).

Mención aparte para el spa/wellness, dotado de piscina cubierta baño turco, bañera de hidromasaje, sauna finlandesa, masajistas especializados en antiestrés, etc. Este espacio se completa con innovadoras propuestas que, en cierta manera guardan estrecha relación con la oferta gastronómica: barbacoa, paella, música en vivo con la cena o cata de vino.

Insistiendo en ese aspecto, decir que el hotel tiene un restaurante que abre al público en general y ofrece productos frescos de su propio huerto, destacando sus arroces por encargo. Además, el restaurante de Sa Bassa Rotja cuenta con una sala anexa para celebrar bodas, reuniones de empresa y otros eventos, que se vuelven especialmente atractivos gracias al entorno ajardinado, ideal para realizar la recepción de invitados.

En suma, un rincón para descansar y olvidarse de los problemas en un tranquilo ambiente medieval.