Iberia emplea azafatos virtuales en la T4 de Barajas

Parece ciencia ficción, pero es cierto: desde hoy, todos los pasajeros que vuelen desde la T4 de Barajas se encontrarán con dos azafatos virtuales de Iberia que informarán de las ventajas de emitir la tarjeta de embarque en los quioscos del aeropuerto.

Siempre tienen una sonrisa en la boca, salen muy baratos, y lo mejor de todo, nunca se declararán en huelga. Parece que por fin Iberia ha dado con los empleados perfectos: dos azafatos virtuales, consistentes en una sencilla grabación de imagen y sonido, que desde su presentación ayer jueves todos aquellos que viajen desde Madrid se encontrarán en la T4 frente a los mostradores 810 y 811 de Iberia.

Los curiosos agentes (dos por el momento: uno masculino y otro femenino) han sido programados con más de 200 mensajes que incluyen información práctica sobre equipajes, control de seguridad, proceso de embarque, así como los distintos servicios de la aerolínea. Si bien por ahora la información emitida por las proyecciones sólo es ofrecida en castellano, se está estudiando la posibilidad de que en un futuro el pasajero pueda seleccionar el idioma y la información concreta que desee recibir.

Sistemas audiovisuales parecidos ya han sido empleados en aeropuertos como el de Frankfurt o Dubai para informar del funcionamiento del control de seguridad, pero la iniciativa de emplear a estos particulares «azafatos» en la zona de facturación es pionera de Iberia. Si bien a día de hoy, entre un 50 y un 60% de los clientes de Iberia realizan el check-in a través de la página web de la compañía y de sus quioscos en el aeropuerto, el objetivo que se persigue es aumentar todavía más esa cifra para reducir las colas de espera y mejorar todavía más la calidad de los servicios.

La iniciativa forma parte del proyecto Ágora de Iberia, que tiene como finalidad animar a los pasajeros a emplear las máquinas de check-in y, de este modo, mejorar la eficiencia del «hub» de la T4, incrementar la puntualidad y mejorar la experiencia de viaje de sus clientes. Por su puesto, el dinero también es un factor importante, ya que la aerolinea espera ahorrar hasta 100 millones de euros gracias a la aplicación de este plan estratégico.