Contemplar el Mattehorn desde Zermatt

Esquí, gastronomía y las mejores vistas de Suiza

Ya es tiempo de esquí. La nieve ya ha llegado a nuestras cumbres, y por supuesto a uno de los destinos predilectos del mundo para practicar este deporte: los Alpes Suizos. Hoy en Vitaminas Halcón, nos trasladamos hasta Zernatt, un destino desde el que se contempla la que es posiblemente su montaña más majestuosa: El Mattehorn, o Monte Cervino.

Halconviajes.com Suiza

Al fondo, el Mattehorn

Situado al Suroeste de Suiza, en el cantón de Valais, Zermatt se presenta como  un pueblo tradicional con casas de madera, encajado entre montañas blancas que nos proporcionan un paisaje majestuoso.  Se trata de una población plenamente peatonal:  que no hay lugar en ella para los coches, sólo para carruaje de caballo y tranvías eléctricos, y está situado a una altura de más de 1600 metros.

Zermatt es un destino ligado a la historia del alpinismo.   En Próximo 2015, se cumplirán 150 años desde que el primer aventurero, Edward Whymper, conquistara la cumbre del Mattehorn. Desde entonces, se fue consolidando como un gran escenario para los deportes de montaña. Podéis conocer más sobre este hito y su evolución en el Mattehorn Museum.

No sólo hay esquí en Zermatt y no sólo lo hay durante el invierno.  También puede practicarse  durante el verano. Además, durante la estación estival, sus cumbres se convierten en un abanico de senderos para los amantes del senderismo: 400 km de recorrido para caminar sin dejar se maravillar con sus impresionantes vistas. La escalada, la bici de montaña y otras opciones complementan la oferta deportiva.

La gastronomía montañesa es otro de los placeres que no os podéis perder en Zermatt, conocido por la calidad de sus hoteles, restaurantes e instalaciones para practicar esquí, podéis moveros entre los platos típicos de la región y la cocina más vanguardista sin ningún problema entre su variada lista de establecimientos.

Las poblaciones de Taech, Randa y la Aldea Findln también forman parte de Zermatt y merece la pena hacer una visita. Se puede llegar a esta estación desde Zúrich en  tren. Recuerda que la lengua es el alemán pero no tendrás problema en manejarte en inglés.