Isla Coiba, maravillas en Panamá

Ecosistema y turismo controlado que conservan la belleza natural

 El Parque Nacional de Coiba, en Panamá es uno de los parques Marinos más extensos del mundo y el 75% de su territorio protegido forma parte del mar. Esta belleza del Pacífico está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se puede llegar en vuelos desde Panamá city que tardan una media hora en tomar la isla de Coiba, una de las 38 que forman el Parque Nacional. Con una temperatura anual media de 26 grados y unos impresionantes paisajes marinos, la isla de Coiba es un lugar digno de ver.

Panamá Halconviajes.com

Parque Nacional de Coiba, Panamá. Foto: Flickr/ Sarah and Jason

En pleno Pacífico, la Isla Coiba es un ecosistema único en el que sus playas son lo más destacado. Al ser un parque protegido, la pesca es controlada, pero se practica con frecuencia la pesca deportiva. También cabe la posibilidad de hacer snorkel y buceo. Las Playa Damas y Playa Blanca son dos de las más hermosas de Panamá y acogen a un turismo muy controlado. Son playas de arena fina, blanca y de aguas cristalinas que te permiten adivinar el fondo.

Lo más curioso de este lugar es que fue durante cien años un lugar de “encierro” para prisioneros coloniales, y es hoy muchos lo consideran un auténtico paraíso.

Su impresionante arrecife coralino, uno de los pocos del Pacífico, alberga una gran cantidad de especies. El desove de las tortugas entre abril y octubre es una de las maravillas de la fauna que se pueden ver en esta isla, además de especies únicas como el pez Marlin y hasta 23 especies distintas de ballenas y delfines. Para la protección de todas ellas hay una estación biológica que depende de la Autoridad Nacional de Ambiente.

Es necesario pedir permiso para visitar la isla, por lo que uno se puede hacer una idea de la clase de turismo que predomina: muy controlado, nada masificado y específico. Quien visita isla Coiba sabe que va a disfrutar de la naturaleza y que por lo tanto ha de respetarla.

Artículos relacionados