Boipeba, en busca de tu cocotero

Una isla frente a las costas de Bahía

Empezamos otro lunes más en un destino digno del paraíso. En pleno archipiélago de Tinharé, frente a las costas de Bahía en Brasil, se encuentra la isla de Boipeba, cuyo nombre proviene del nativo m’boi pewa, que significa en tupi, la lengua de una tribu amazónica, “serpiente plana”, y hace mención a las muchas tortugas marinas que habitan sus costas y desovan en sus playas.

Halconviajes.com Brasil

Boipeba, Brasil

Rodeada por un estuario a un lado, y por un río al otro, y con una superficie poco accidentada, posee, por contra, una maravillosa diversidad de paisajes: encontramos campos de dunas, manglares, playas magníficas con cocoteros, áreas boscosas  con frutales y ya en el mar, arrecifes de coral llenos de vida. Se trata de la llamada Mata Atlántica. Por todo ello, fue declarado Reserva de la Biosfera, Patrimonio de la Humanidad y Área de Protección Ambiental (APA) de Boipeba junto a Tinharé.

Entre su abundante fauna encontramos armadillos, zorros y varios reptiles, además de una numerosa cantidad de aves, como el colibrí.

Esta isla fue uno de los primeros lugares en colonizarse en Brasil. Los jesuitas, fundaron los primeros asentamientos que habitaron los indígenas, europeos y africanos.  Hoy en día viven de la pesca y el turismo y la principal población es Velha Boipeba con unos dos mil habitantes. Otros pueblos son Moreré y São Sabastião.

Estas playas permiten todo tipo de actividades, aptas para los más curiosos y aventureros que prefieran practicar snorkel o buceo, y para los que quieran descanso absoluto y contagiarse del ritmo pausado.