Jaktogo, una bolsa convertible en abrigo multibolsillos

Si eres de los que no pueden viajar con pocas cosas y sufres al preparar el equipaje de mano, no te pierdas el vídeo de presentación de Jaktogo, una bolsa que se transforma en abrigo… sin necesidad de sacar todo lo que lleva dentro.

Casi todos los que tomamos vuelos de forma más o menos periódica hemos tenido alguna vez problemas con el equipaje. Y no nos referimos a su pérdida ni al exceso de peso, que también podría ser, sino a las pegas que a menudo encontramos cuando viajamos sólo con maleta de mano, especialmente en algunas low cost.

Estas compañías son estrictas al respecto y un bulto de mano es eso, uno: si llevas una maleta ya no puedes sumar nada más y tendrás que guardarlo en su interior. Incluso las mujeres deberán hacerlo con su bolso ¡Cuántas veces habremos visto en la cola de embarque a gente con la maleta abierta intentado meter algo a presión en el último momento porque si no no les dejan subir!

Ahora bien, también vemos -e incluso practicamos- la idea de ponerse varias prendas de ropa y así dejar sitio en la maleta. Porque las normas de estas aerolíneas no indican el número de capas que puede llevar uno encima; el que quiera asarse de calor que lo haga, pensarán. Por eso no es de extrañar que de vez en cuando aparezcan en el mercado prendas de vestir llenas de bolsillos que permiten llenarlos y que el equipaje sea más completo.

Hace un par de años fue ScotteVest, un chaquetón dotado de 33 bolsillos de diversos tamaños para guardar desde el móvil a zapatos, pasando por camisas, corbatas, una cámara, un notebook… Era de origen estadounidense y se vendía on line por 160 euros, aunque no sabemos qué tal le fue desde el punto de vista comercial.

La última en darse a conocer es Jaktogo, una especie de bolsa de viaje que le da una vuelta de tuerca al ScotteVest porque tiene la facultad de transformarse en abrigo impermeable, también multibolsillos, permitiendo sumar 10 kilogramos extra: así puedes llevar una maleta… y el Jaktogo.

Jaktogo es un invento europeo, búlgaro para más señas. También se comercializa por Internet, en varias tallas, y resulta más barato que el anterior porque cuesta 79,95 euros. Pero aunque el principio activo, si lo podemos llamar así, sea el mismo, éste es más versátil: su diseñador ha añadido una versión vestido y una versión poncho.

Eso sí, no parece que pueda proporcionar dos cosas: elegancia y comodidad. Tampoco está claro en qué estado llegará lo que carga ni si los arcos de seguridad dejarán pasar así como así ¿Obligarán a vaciar todos los bolsillos?