La abuela viajera Baba Lena

Baba Lena no es una viajera cualquiera. Esta mujer, tremendamente menuda, tiene una energía que ya quisieran tener muchos mochileros a su edad y está revolucionando las redes sociales.

La abuela viajera Baba Lena I

La abuela viajera

Su pasión por los viajes comenzó en los años setenta, cuando visitó Praga, Polonia y el este de Alemania. Entonces dejó de viajar porque no tenía dinero para hacerlo. Hasta que cumplió los 83 años y decidió que nunca es tarde para conocer algo más de mundo. Lena cogió su pensión y se marchó. Hoy tiene 90 años y no ha dejado de viajar.

La abuela viajera Lena vive en la ciudad rusa de Krasnoyarks, una de las paradas del transiberiano, de apenas un millón de habitantes. En 2016 se convirtió en una sensación en Internet cuando conoció a su compatriota Ekaterina Papina cuando viajaba por Vietnam.

La abuela viajera Baba Lena III

Papina, inspirada por la fuerza de Baba Lena y su historia personal, publicó un post en Facebook sobre el encuentro que ya cuenta con casi 15 mil compartidos. Para aprovechar su creciente popularidad, la abuela Lena comenzó a documentar sus viajes en Facebook e Instagram con la ayuda de su nieto.

La vida de la viajera Baba Lena no fue nada fácil. Ella creció huérfana y sobrevivió a la segunda Guerra Mundial trabajando en la retaguardia en Oremburgo, arando los campos con bueyes para la siembra. Unos años más tarde se casó con un militar que comenzó a beber más de la cuenta y a pegarla a ella y a su hija. Aquellos años fueron tan duros que huyó con su hija para instalarse en Krasnoyarsk, donde todavía vive cuando no está de viaje.

La abuela viajera Baba Lena IV

Baba Lena ahora tiene dos nietos y, además de utilizar su pensión para financiar sus aventuras, hace lo que puede para aumentar su presupuesto, ya sea vendiendo flores, cosiendo o cultivando la tierra. Para elegir su próxima aventura acostumbra a ir a la agencia de viajes de su localidad. Su agente de viajes explicó en una televisión rusa que, en sus siete años de profesión, es la primera vez que conoce a alguien que posee su “fuerza y salud” para viajar.

La abuela viajera dice que uno de sus lugares favoritos es República Checa, un destino que ha llegado a repetir hasta cinco veces porque le gusta descansar en las fuentes termales de Karlovy Vary y «la gente es muy amable». Lena además de hacer nuevos amigos se apunta a lo que sea: no tiene reparo en probar las formas de transporte locales, ya sea a lomos de un camello o en la parte trasera de una moto para dar una vuelta por el sudeste asiático.

La abuela viajera Baba Lena II

La mujer solo habla ruso, pero eso no ha sido un problema para recorrer el mundo. Ella se defiende sin problemas con su bastón y su mochila y, dice, siempre se encuentra nuevos amigos dispuestos a echarle una mano. Lo más importante que ha aprendido sobre la vida, según dijo en una entrevista, es que hay mucha gente maravillosa en todos los países. “No hay nada de lo que temer, porque sólo puedes morir una vez y morirás un día de todos modos”, explicó Baba Lena.

Sus aventuras continúan…