La Concatedral de San Juan, en La Valeta

Vacaciones en Malta

La Concatedral de San Juan es uno de los muchos lugares que no os podéis perder durante vuestras vacaciones en La Valeta.

Decimos muchos porque, con más de 320 monumentos en sus 55 hectáreas, el centro histórico de La Valeta es, según la Unesco, una de las áreas históricas más concentradas del mundo, uno de los motivos que le han valido ingresar en el prestigioso listado del Patrimonio de la Humanidad.

Malta es un país que rezuma Historia por cada una de las piedras que forman su valioso patrimonio, en especial aquellas relacionada con los legendarios y enigmáticos Caballeros de Malta, orden fundada en Jerusalén en el siglo XI dentro del marco de las Cruzadas.

Todas las historias y leyendas que rodean a la famosa Orden cobran vida y personalidad propia en la Concatedral de San Juan; un templo que sorprende tanto por su modesta apariencia externa como por la opulencia de su interior.

Lo que menos espera uno al atravesar su puerta principal es encontrarse con tal derroche de riquezas: maderas trabajadas y cubiertas de oro, frescos cubriendo cada centímetro de pared… y, lo más curioso de todo, ricas losas de mármol talladas en el suelo, bajo las cuales yacen enterrados más de 400 Caballeros Hospitalarios.

Mención aparte merecen las ocho capillas que rodean la nave principal. Cada una de ellas consagrada a un santo, representan a las ocho lenguas o secciones de la Orden: alemán, aragonés, italiano, portugués, francés, y tres dialectos de esta última.

En la Concatedral de San Juan también hay Arte con mayúsculas. Si entráis en su Oratorio encontraréis dos obras de Caravaggio, incluida la famosa Despacitación de San Juan Bautista. A lo largo de su agitada vida, el pintor renacentista llegó a ser nombrado Caballero, desempeñando el papel de pintor general de la Orden; poco después, por motivos que no han podido ser esclarecidos del todo, fue declarado persona non grata y expulsado de la misma.

En definitiva, la Concatedral de San Juan es, como la ciudad en la que se encuentra, un museo en esencia que merece la pena descubrir. Tendréis la oportunidad de hacerlo durante vuestra vacaciones en Malta: uno de los países más pequeños del Mediterráneo, pero también, de los que más sorpresas encierran.