Grand Central Terminal de Nueva York, una estación de película

BlogHalconViajes-Grand Central Terminal una estacion de pelicula

Si vas a hacer un viaje a Nueva York seguramente pasarás en algún momento ante  Grand Central Terminal. En principio sólo es una estación ferroviaria que quizá no se te haya pasado por la cabeza ver si no tienes que tomar un tren. Pero si te decimos que se trata de la más grande del mundo y que además ha sido escenario de numerosas e importantes películas, entonces la cosa cambia.

Inaugurada en 1913  por iniciativa de los célebres Vanderbilt, después de adquiriesen la mayoría de las acciones de las compañías ferroviarias de la ciudad, la Grand Central Terminal se alza en la calle 42 con Park Avenue del Mildtown de Manhattan. Es un imponente edificio de estilo beaux arts que tardó diez años en construirse y que tras su restauración en 1994 se ha convertido en uno de los centros comerciales más importantes de la ciudad.

De medidas colosales -tanto que las obras exigieron la demolición previa de  manzanas enteras-, acoge casi medio centenar de andenes y aún más vías por las que circulan diariamente cientos y cientos de trenes (Metro incluido) transportando unas ciento veinticinco mil personas, aunque por el lugar pasa una cantidad seis veces mayor.

Y ello gracias a que la Grand Central Terminal se salvó de la piqueta en los años sesenta merced a la intercesión de varias personalidades, entre las que se contaba Jackie Kennedy, que además lograron su catalogación dentro del Registro Nacional de Lugares Históricos.

Si su exterior es un clásico de la decoración neoyorquina de la época, con un frontón con reloj coronado por un grupo escultóricos que representa a Mercurio, Hércules y Minerva, lo más impresionante es el interior, donde mármoles y lámparas de bronce enriquecen el entorno. Mención especial para el enorme vestíbulo de ciento catorce metros de longitud y cuya bóveda, pintada con motivos astronómicos invertidos, alcanza treinta y ocho metros de altura.

Ése es el sitio en que tienes que pararte y mirar alrededor si eres un cinéfilo porque el entorno te sonará. Quizá no recuerdes todas las películas que tienen allí alguna escena pero en este post podemos nombrarte algunas de las más destacadas, con títulos y directores de referencia.

Empezaríamos ya en 1936 con Charles Chaplin y su Tiempos modernos (aunque la primera cronológicamente fue tres años antes, Amores en Hollywood) e iríamos avanzando con Vincent Minnelli (Melodías de Broadway, la primera vez que vio ese escenario en color), Alfred Hitchock (que tenía un gusto especial por sitio al rodar allí escenas de Recuerda y Con la muerte en los talones), Francis Cord Coppola (Cotton Club) o  Brian de Palma (que también tiene un par de filmes en la estación, Los intocables de Elliot Ness y Atrapado por su pasado)

La lista es larga e incluye otros títulos como La vuelta al mundo en ochenta días, Supermán, El Rey Pescador, Huida a medianoche, El coleccionista de huesos, Armageddon u Hombres de negro II, entre otros muchos. Más recientes son Revolutionary Road, Soy leyenda, Los Vengadores, Winter’s tale o incluso una de dibujos animados, Madagascar. Tampoco hay que olvidar un título de cine negro de 1942 que tiene al lugar mismo como protagonista: Grand Central murder.

Artículos relacionados