La Gran Mezquita de Barro de Djenné

El tiempo parece haberse detenido en esta ciudad del Sáhara

Una de las grandes maravillas de África hechas por el hombre. La Gran Mezquita de Djenné, en Mali,  es un edificio construido íntegramente de barro. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1987 y el mayor monumento de adobe del mundo hecho de una sola pieza.

Halconviajes.com Vitaminas Mali

La Gran Mezquita de Djenné, en Mali

Una estructura muy básica de madera que cada año se recubre cuando llegan las lluvias. Se comenzó a construir en 1180 y se finalizó siglo y medio más tarde. En su origen era un palacio perteneciente a un sultán que se convirtió al Islam.

A día de hoy el paso a los no musulmanes no está permitido, y se han negado a instalaciones eléctricas, a diferencia de otras mezquitas de la ciudad, cuyo casco histórico también es Patrimonio de la Humanidad. Tan sólo hay un sistema de megafonía para llamar a los fieles. La impresión de entrar en esta ciudad es la de encontrarse en el África más auténtica y profunda, una forma de vida absolutamente tradicional.

La Gran Mezquita de Djenné es mantenida por todos los vecinos de la ciudad, que contribuyen al llegar la estación húmeda a su reconstrucción para que el barro no se seque y se agriete. Es su forma de pedir sus plegarias dios y ser escuchados, su particular ofrenda o promesa. Recogen barro en sus canastas y en cadena llegan hasta el edificio, trepando por sus rudimentario andamiaje que sirve a su vez como decoración y cubriéndolo con nuevas capas.

La Gran Mezquita es también un lugar importante para el comercio. A su alrededor se celebra el mercado, al que llegan vendedores y vendedoras ataviadas con coloridos trajes tradicionales y venden sus productos.

Mali es un trepidante viaje hacia lo más profundo de un continente todavía desconocido por muchos y que no permite olvidar al viajero las experiencias allí vividas, con mil estímulos, y nuevas sensaciones.

Artículos relacionados