La nueva generación de aeropuertos (II): descanso y bienestar

Ayer comenzamos a hablar de la nueva generación de aeropuertos y de cómo la apuesta por el ocio personalizado es una de las principales características que los definen. Sin embargo, tras el entretenimiento y la diversión hay mucho más.

Descanso y bienestar

Se acabó el dormir en posiciones imposibles sobre una incómoda silla de plástico, arrastrarse por el suelo en busca del único enchufe de la terminal o matar el tiempo probando cosméticos en el Duty Free. Los aeropuertos que quieran presumir de “avanzados” deben preocuparse también de mimar la salud y bienestar del pasajero.

Empezamos por el descanso. Ya hemos hablado de los aeropuertos europeos con los mejores hoteles, pero sin ir tan lejos existen servicios mucho más básicos, como los que proporcionan las cadenas Yotel y Minute Suites, poniendo a disposición del viajero una pequeña habitación alquilable por horas donde aislarse de todo y reposar entre escalas.

Los asiáticos, como siempre, van un poco más allá. En el aeropuerto de Singapur encontramos salas de descanso con tumbonas, salas de cine, internet, jardines temáticos… Todo ello gratuito. Los aeropuertos de Seoul y Hong Kong no se quedan atrás y cuentan también con sus propios jardines y salas de juegos, y en el caso de Hong Kong, ¡incluso un campo de golf de 9 hoyos! Pagando, eso sí.

En cuanto al cuidado del cuerpo, la delantera la lleva nuevamente el aeropuerto de Singapur con sus servicios de gimnasio, spa, piscina y salones de belleza. En el otro lado del Pacífico, los estadounidenses cuentan con su propia cadena,  XpressSpa, que tras hacer furor en esas tierras ha dado el salto al Viejo Continente para ofrecer sus servicios al público europeo. Lamentablemente, de momento tenemos que volar a Ámsterdam para probarlos, ya que todavía no se encuentra en ningún otro aeropuerto más.

Hacemos una pausa antes de hablar del aspecto tecnológico para hacernos una pregunta en voz alta. Y es que cuando uno compara no puede evitar preguntarse qué nos pasa en Europa para estar tan atrasados. ¿Será que los asiáticos vuelan más que nosotros? ¿Dan más importancia a su salud y bienestar? ¿O simplemente tienen más dinero?

¿Qué opináis vosotros?