La nueva generación de aeropuertos (III): avances tecnológicos

El ocio y el bienestar son importantes, pero cuando de innovación en los aeropuertos se trata está claro que la tecnología es el factor clave.

En una época en la que parece que todos hemos nacidos con un teclado pegado a las yemas de los dedos, cuando pensamos en tecnología a todos se nos viene a la cabeza una única palabra: Wifi. ¿Cuántos al volar desde Madrid os habéis quejado de que hay que pagar por disponer de este servicio?

Si habéis tenido la suerte de volar desde algún aeropuerto asiático, habréis podido comprobar que en la mayoría de ellos las cosas de funcionan de manera diferente. Aeropuertos como el de Singapur, Hong Kong o Kuala Lumpur ofrecen Wifi gratuito a sus pasajeros, en el peor de los casos, durante algunas horas.

Y no solo en Asia: los aeropuertos de Ámsterdam, Vancouver y Toronto son otros de los que pueden presumir de ofrecer este servicio. Algo que, por otra parte, esperamos que poco a poco se convierta en norma.

Dejando a un lado el factor Wifi, la semana pasada se celebró en Vancouver la 2012 Future Travel Experience: una conferencia anual donde se presentan las últimas tecnologías nacidas para hacer de los viajes en avión una experiencia cada vez más cómoda.

Entre ellas destacan, por ejemplo, las catorce puertas de embarque automáticas instaladas en el aeropuerto McCarran de las Vegas, donde los pasajeros pueden hacer todo el proceso por sí mismos, tan sólo escaneando sus tarjetas de embarque.

En el mismo aeropuerto se ha puesto en marcha también una nueva tecnología en el sistema de equipajes que, por medio de un etiqueta identificativa  provista de un chip con radio frecuencia, facilita su seguimiento impidiendo que las maletas se pierdan.

Y si os habéis comprado un teléfono Android últimamente, seguramente vendrá provisto de la famosa tecnología NFC, que según nos han prometido, de aquí a poco tiempo (cuando el sistema esté completamente implantado en esta parte del mundo) nos permitirá utilizar el móvil como tarjeta de crédito, como ya hacen en Japón. Aplicado a los aeropuertos, este sistema servirá para convertir nuestro móvil en la propia tarjeta de embarque sin necesidad de buscar el código QR entre nuestros emails o archivos guardados.

Por último, en lo que respecta a la seguridad destacan los sistemas de escaneos faciales y de iris, que ya se están poniendo a prueba en los aeropuertos de Londres. Dos medidas que sin lugar a dudas representan el avance más positivo para los pasajeros, quienes además de sentirnos más seguros veremos reducido el tiempo de espera en los controles de seguridad.