La torre inglesa de Hadlow, convertida en hotel

Blogshalcon-Hoteles-Torre inglesa Headlow convertida hotel

Dentro de esa tendencia a recuperar antiguos edificios históricos para darles un uso moderno que garantice su superviviencia y evite que acaben convertidos en ruinas, están los castillos. Muchos de ellos, debidamente rehabilitados, se han transformado en museos, restaurantes y hoteles, no sólo aquí en España sino también en otros países. Y uno de los ejemplos más significativos y renombrados de los últimos tiempos es la torre inglesa de Hadlow.

Este espigado torreón, de proporciones estilizadas y elegantes, forma parte de Hadlow Castle, en el condado de Kent (Inglaterra), un edificio que sustituyó a la antigua mansión de Hadlow Court Lodge, dos siglos anterior. El castillo se empezó a construir en el último cuarto del siglo XVIII, por orden de Walter May, siguiendo los planos diseñados por el arquitecto J. Dugdale, aunque en 1823 la familia propietaria contrató a otro, George Ledwell Taylor, para hacer una ampliación.

Once años más tarde, Ledwell recibió un nuevo encargo: erigir una torre octogonal que debía servir de alojamiento a la familia de su esposa. Dicha torre, que es de la que hablamos y a la que se conoce popularmente como May’s Folly (algo así como el Capricho de May), mide cincuenta y dos metros de altura y está coronada por una imponente linterna de doce. Presenta el bello estilo neogótico de moda en aquellos tiempos.

Tras hber cambiado de dueños varias veces a lo largo de los años, May’s Folly es prácticamente lo único que queda del castillo, demolido en 1951 para aprovechar sus materiales en la construcción; la torre sobrevivió pero en un decadente estado, usándose como almacén de grano e incluso como punto de referencia de la Luftwaffe alemana para sus bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. En 1987 una fuerte tormenta la dañó de forma considerable.

Por eso para los habitantes del lugar era tan importante asergurar su supervivencia, ya que es el único icono monumental que les queda para atraer algo de turismo, pues Londres se encuentra a unos cincuenta kilómetros. Con ese objetivo, Vivat Trust, una institución benéfica dedicada a la preservación de edificios históricos, acometió la restuaración en febrero de 2011 terminándola dos años más tarde, en febrero del presente.

Concluido el exterior, tocaba acondicionar el interior, donde se iba a situar un centro de visitantes con sala de exposiciones y un pequeño hotel para quienes pasen sus vacaciones por esos lares y busquen un alojamiento diferente, más original. Sólo tiene dos habitaciones y una suite, con capacidad para albergar seis personas, adaptadas a la singular forma octogonal de la planta y con un encantador aspecto.

Ocupan un total de cinco pisos, siendo el primero una cocina para desayunar, el segundo una sala de estar, el tercero y el cuarto dos habitaciones dobles unidas en vertical por una escalera en espiral, y el último acoge la suite con un suntuoso cuarto de baño. El hotel abrió el pasado mayo y hasta el 12 de septiembre se podrá visitar como museo los jueves. Entretanto, los interesados podrán reservar estancia por un máximo de seis noches.

a 50 kilómetros de Londres.