Las cataratas de la Perla

BlogHalconviajes-Las cataratas de la Perla

Hasta hace relativamente poco, China no era demasiado conocida turísticamente: la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida,los Guerreros de Xi’an Hong Kong y poco más. Y, en cierta forma, el enorme tamaño de ese país provoca que siga siendo un misterio por descubrir, en buena parte. De hecho, a poco que sacudamos el árbol empiezan a caer atractivos frutos en forma de monumentos, paisajes y demás. Valgan como ejemplo, las Cataratas de la Perla.

Este bellísimo rincón se encuentra en el cantón de Nanping, al norte de la provincia de Sichuan. Más concretamente, en un hermoso valle llamado Jiuzhaigou -en realidad tres dispuestos en forma de Y (Shuzheng, Rize y Zechawa)-, que por razones obvias significa Valle de las Nueve Aldeas y que, ribeteado por las montañas Min, de 4.800 nevados metros de altitud, está a unos 450 kilómetros de Chengdu

Un lugar que a menudo es calificado de maravilloso y con razón, pues muy bien podría incluirse entre las regiones más bonitas de toda China. Lo avalan sus encantos naturales, plasmados en la policromía de sus bosques, la orografía de origen cárstico, un centenar de lagos coloreados por los minerales del fondo y una riquísima fauna que incluye especies en peligro de extinción, entre ellas el emblemático oso panda gigante.

La guinda de este delicioso pastel, que alcanza las 72.000 hectáreas, es acuática y tiene forma de cascada. Se trata de las cataratas de la Perla o Shoal Zhenzhu, un salto de agua que no tiene un desnivel muy grande, entre 28 metros y 40, pero que sí resulta imponente a lo ancho con sus 310 metros.

Esas diferencias se deben a que la catarata no presenta una forma definida sino escalonada, progresiva, desarrollándose a lo largo de 153 metros. Digamos, de paso, que este sitio se encuentra a bastante altura sobre el nivel del mar, 2.433 metros, rodeado de picos y alimentado por uno de los afluentes del río Bailong Jiang o Dragón Blanco.

El nombre deriva de las formas redondeadas que adquieren las acumulaciones de cal, asemejando grandes perlas blanquecinas. Así lo puedes comprobar si eliges pasar unas vacaciones en China y te acercas hasta allí, tal como hacen miles de turistas al año, pese a ser una zona bastante apartada, integrada en la prefectura autónoma Ngawa, donde viven las etnias tibetana y quiang.

Jiuzhaigou está protegido como parque nacional pero también forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1992 y es Reserva Mundial de la Biosfera desde 1997.