Las esculturas más curiosas de Bruselas

estatua_bruselas
Todo el mundo conoce a Bruselas por una obra tan famosa como pequeña, el Mannekin Pis, la estatua de bronce de apenas 61 centímetros, que representa a un niño desnudo orinando en un cuenco y que es la estrella principal de los souvenirs en la capital belga. Los bruselenses suelen tener bastante sentido del humor cuando se trata de su más famoso símbolo, esto queda demostrado en las diversas ocasiones que lo han vestido con una innumerable variedad de atuendos. Pues bien, el sentido del humor belga está presente en otras esculturas no tan famosas como el Mannekin Pis, pero que le otorgan a la ciudad un toque especial y le roban una sonrisa a cualquiera. Si vas de vacaciones a Bruselas te mostramos dónde encontrarlas.

Una de las más célebres es la escultura llamada Vaartkapoenen, y que por seguro ha cautivado a más de un viajero. Se trata de un policía que está a punto de caerse de bruces debido a que un ladrón que se asoma por una alcantarilla le agarra el pie. Ubicada en la Plaza de Sainctelette, es obra del escultor Tom Frantzen.

Seguramente los bruselenses habrán pensado que el Mannekin Pis se encontraría muy solo después de tantos siglos, así que decidieron regalarle a la ciudad una hermanita (o una novia), se trata de la Jeanneke Pis, una estatua de bronce inaugurada en 1987, que al igual que su homólogo, se encuentra orinando, aunque en una pose menos favorecedora hay que admitirlo. Está ubicada en un pequeño callejón en el centro de Bruselas, no muy lejos de la concurrida Grand Place, de nombre Impasse de la Fidélité.

En un tono más serio, hay otra escultura que es un monumento turístico en si. Se trata de la estatua de Everard ‘t Serclaes, un belga que murió defendiendo la ciudad en el siglo XIV, y sobre la cual se han tejido cantidad de tradiciones. Dice la leyenda que si tocas la estatua volverás a la ciudad, aunque las supersticiones no terminan ahí. Sea como sea, tocarla es una tradición si visitas Bruselas. Está ubicada en la Rue Charles Buls, uno de los callejones que desembocan en Grand Place.

Para culminar con un tono alegre, no podía faltar la más graciosa de todas y que involucra la acción de orinar por supuesto. El Zinneken Pis es una escultura de un perro que igualmente si no te fijas mucho, pasará desapercibida. Se encuentra en la intersección de las calles Saint Christophe y Chartreux, casualmente orinando. Si quieres descubrir estas y otras estatuas curiosas de Bruselas, planea una escapada con las ofertas de Halconviajes.com, que te llevan a Bruselas con Brussels Airlines a precios muy apetecibles.