Lille, Francia: Una ciudad monumental y dulce

Lille, en el norte de Francia y prácticamente en la frontera con Bélgica, es una de las ciudades europeas con más marcha gracias a su carácter universitario, pero también guarda en sí un secreto muy dulce: su Feria del Chocolate de principios de marzo.

Si viste la película más taquillera en la historia de Francia, Bienvenidos al Norte, seguramente te suene la región de Nord-Pas-de-Calais, donde su personaje principal viaja, al pueblo de Bergues, para incorporarse en su oficina de correos.

Si no te suena por eso, da igual, porque a partir de leer este post querrás ir a su capital, Lille, y sus alrededores, sí o sí. Sobre todo si eres una persona amante del chocolate, porque en Villeneuve d´Ascq, un pueblo pegado a Lille, organizan el 4,5 y 6 de marzo su séptima Feria del Chocolate.

El evento, que está organizado por Rotary-Club de Lille contará con la presencia de importantes miembros del mundo del chocolate, como Michel Grobon, que trabajó en las cocinas de Ronald Reagan, Frank Sinatra o Michael Jackson. Además, todo lo que se recaude durante la Feria será donado para realizar acciones destinadas a los niños víctimas de enfermedades, con discapacidad o que vivan en la pobreza.

En esta Feria del Chocolate se pueden ver auténticas obras de arte. Por ejemplo, la pieza que más llamó la atención en la edición anterior fue un avión Airbus A330-200 realizado íntegramente con chocolate. Pero también se pudieron ver desde vestidos hasta tartas gigantes o con diversos motivos.

Pero, si ya estás pensando en ir a esta Feria del Chocolate, seguro que te convence la belleza que atesora la ciudad de Lille y sus alrededores. Para que te hagas una idea, es la región que tiene más concentración de museos del país y, por cierto, de las mejores comunicadas: desde España tienes vuelos directos desde Barcelona pero, además, una vez allí, Londres está a 80 minutos en el Eurostar que atraviesa el Eurotúnel; París a una hora y Bruselas a tan solo 35 minutos.

¿Hacen falta más datos para convencerte? No hay problema, estos son los principales monumentos que podrás disfrutar en Lille:

La Gran Place de Lille

Gran place de Lille

Es el centro neurálgico de Lille. A pesar de que en 1944 cambiara de nombre por plaza del General Charles de Gaulle, la gente aún lo sigue llamando como originalmente. Es el lugar donde podrás encontrar los principales edificios de la ciudad, desde la antigua Bolsa hasta la Ópera de Lille. En el centro de la plaza, una estatua erigida en 1842 recuerda la resistencia francesa a los Austrias en 1792.

Catedral Notre Dame de la Treille

Notre dame de Lille

Si la ves por fuera, probablemente pienses: qué fea es, y, de hecho, no te faltará del todo razón. Acabada de construir en 1999 aúna varios estilos que la confieren por fuera una rareza extraña con la mezcla de materiales utilizados. Sin embargo, cuando entres te darás cuenta de que por dentro es mucho más bonita que por fuera, con un color anaranjado gracias a los reflejos del mármol que ponen a esta nueva Catedral en una buena posición para que merezca tu visita.

Iglesia de Saint-Maurice

Iglesia de Saint-Maurice

A diferencia de la Catedral, esta iglesia lleva unos cuantos siglos más ahí, en el centro de la ciudad. Su construcción abarca más de cuatro siglos, empezando en el S.XIV y finalizando las obras en el S.XIX, por lo que su estilo va del gótico al neogótico. Destaca en su interior los numerosos vitrales que dejan pasar la luz a través de ellos y, sobre todo, la disposición circular de las sillas de mimbre para que se sienten los feligreses.

Palacio de las Bellas Artes

Museo bellas artes Lille

En este caso, no hay duda: es bonito lo mires por donde lo mires. De hecho, este edificio y las obras de arte que lo habitan constituyen el segundo museo más importante de Francia, tan solo por detrás del Louvre de París.

Su colección permanente está compuesta por grandes obras de Rodin, Rubens, Brueghels, Sisleys, así como algunos pintorescos de Goya, por lo que te merecerá la pena pagar los 10€ que cuesta la entrada. Si además viajas a través del tren Eurostar, tendrás un 2×1 en la entrada.

En definitiva, viajar a esta región del norte de Francia puede ser de gran provecho, no solo por lo que vas a disfrutar con la Feria del Chocolate sino también con la belleza de sus paisajes y los monumentos de su ciudad principal, Lille.