Llaves eléctronicas, objetos de colección

Blogshalcon-Hoteles-Llaves electronicas objetos coleccion

Si un viajero de hace unos años -y no demasiados- pudiera trasladarse en el tiempo para pasar sus vacaciones en estos días y al alojarse en un hotel pidiera la llave de su habitación, seguro que se quedaba desconcertado al ver que en lugar de dársela le tenderían una tarjeta de crédito. Ni se le pasaría por la cabeza que hoy la mayoría de los establecimientos modernos, especialmente si son grandes, utilizan llaves electrónicas para las puertas.

Al margen del avance tecnológico, el pasmado turista se preguntaría qué ventajas tienen sobre las clásicas. Algunas resultan obvias: pesan bastante menos, se pueden guardar en cualquier sitio sin que estorben, son más seguras al impedir que un ladrón pueda usar una ganzúa (aunque aquí ya hemos visto que es posible hackearlas), permiten una gestión más eficiente del complejo, dan una imagen de modernidad, etc.

Tampoco es despreciable la incidencia que tienen en el consumo energético, haciendo que éste sea más racional. El ahorro es considerable porque el suministro eléctrico de la habitación sólo funciona si la llave está en la ranura ad hoc: al salir sacas la tarjeta y se corta.

Habría que explicarle que, además, las key cards llevan en su banda magnética información codificada sobre el huésped, desde fecha y hora del check-in a un código de seguridad, pasando por el número de habitación. Las leyendas urbanas hablan de datos personales tipo nombre, domicilio, número de tarjeta de crédito pero no es así y para demostrarlo no tienes más que hacer la prueba y pagar en metálico.

Pero vamos con el verdadero tema de este post. Resulta que las llaves electrónicas también pueden ser soporte artístico y, consecuentemente, objeto de colección. Eso es lo que piensa Steve Rushmore, un empresario que lleva viajando por motivos profesionales más de treinta años y se ha quedado con una key card de cada hotel en que ha estado. Así ha reunido un millar, que se unen a las clásicas de la etapa anterior.

La mayoría están decoradas con publicidad del hotel o algún restaurante pero al contemplar unas cuantas nos damos cuenta de la variedad multicolor y estílistica que pueden llegar a tener. En la galería inferior te mostramos unas cuantas ¿Cuál te gusta más?