Los cinco caminos más peligrosos del mundo

Si eres de  los que cuando llegan las vacaciones buscas retarte a ti mismo, hacer actividades extremas y visitar lugares prácticamente inaccesibles, este artículo es para ti.  Estos son los cinco caminos más peligrosos del mundo, ideales para disfrutar de fuertes sensaciones, y por muy peligrosas que sean, están bien preparadas para que disfrutes de tus intensas sensaciones  de la manera más segura.

Los caminos más peligrosos del mundo

1.- El caminito del Rey, Málaga

caminito del rey

Empecemos por una  de las rutas más espectaculares de recorrer que hay en el  mundo, y que tenemos en Andalucía. La belleza de su paisaje se equipara con la impresión que nos puede producir recorrerla.

Ubicada en Málaga, en el sendero de los Gaitanes sobre el río Guadalhorce, puede llegar en algunos puntos del recorrido a los 105 metros de altura, como puede ser en la zona del puente colgante.

Se finalizó en 1905, pero hace muy poco ha terminado su rehabilitación y se han mejorado las pasarelas, el gran reclamo de esta ruta lineal de 7,7 km.

2.- Ruta de Hua Shan, China

Hua Shan

Si vas a Xi´an, además de ver los guerreros de terracota, no te puedes perder la escarpada y asombrosa ruta que se ubica en una de las cinco montañas sagradas de China.

Eso sí, ten en cuenta que todos los años hay accidentes mortales, sobre todo en la parte más peligrosa del recorrido,  ubicada sobre un abismo y con una superficie de 30 cm de ancho. Al popularizarse la ruta, se ha hecho obligatorio usar arneses de seguridad y su nivel de peligrosidad se ha reducido.

Además, ahora se puede acceder al pico este por un teleférico, algo que no quita la impresión de vértigo pero te aporta máxima seguridad y te asegura disfrutar de la gloriosa vista de las cinco montañas.

3.- Huayna Picchu, Perú

Machu Picchu

Ver el Machu Picchu, en Perú, desde arriba tiene que ser precioso. Menos mal que los incas crearon una senda para ascender  a la cima del Huayna Picchu, la montaña joven, desde la que contemplar los restos arqueológicos de esta increíble ciudad.

El recorrido empieza con poca dificultad, pero la altura empieza a hacer sus efectos al poco de empezar: la falta de oxígeno provoca dolor de cabeza, mareos o cansancio. El estar en buena forma física será muy positivo para poder contrarrestar estos efectos y ayudarnos a tener una experiencia mucho más gratificante.

El recorrido se complica un poco más llegando a la cumbre y se encuentran algunos tramos de piedra mojada que hay que trepar ayudados por cuerdas fijadas para este fin. Tras el esfuerzo, las vistas de Machu Picchu o la “Montaña vieja” compensarán, y mucho.

4.- Puente Colgante “Triftbrücke”, Suiza

caminos más peligrosos del mundo Triftbrücke

Hasta 2004, el valle donde se encuentra el glaciar Trift, en Suiza, podía ser cruzado dada la magnitud de la masa móvil de hielo. Dado el deshielo del glaciar, llegó un punto en el que el cruce del valle era imposible.

Para poder seguir cruzando el valle se creó en esta fecha un puente colgante de tres cuerdas cuya longitud de 170 metros que se alza a una  altura de 100 metros sobre el suelo.

En 2009, dada la afluencia de turistas aventureros, se sustituyó por otro más seguro y se adaptó el teleférico que se usó para trasportar los materiales de construcción para poder acceder con más facilidad al puente.

Las vistas te dejarán helado, pero no te despistes y agárrate bien mientras andas,  ya que las corrientes de aire que se forman en el valle pueden ser peligrosas.

5.- La roca partida, EE.UU

caminos más peligrosos del mundo roca partida

Una ruta extrema ubicada en San Francisco, en el Parque Nacional Yosemite, donde encontramos grandes secuoyas, una gran diversidad biológica y profundos cañones.

La ruta sube por una montaña de granito desnuda, de pico redondeado que se eleva 1440 metros del suelo. La ruta de ascenso más habitual es de 13,5 km y el recorrido final de 120 metros se realiza en la cara oriental más vertical de la montaña, ayudado por una vía de cables construida en 1919. Se suele tardar un día entero en recorrer.

Para animarte más con este reto, decirte que hasta 1870 se consideraba una montaña imposible de ascender.