Los mercadillos navideños de Ámsterdam, para todos los gustos


Frío invierno, días cortos, pero el espíritu navideño sigue intacto a pesar de todo. Claro, es que Ámsterdam también se viste de fiesta durante esta época del año y locales y turistas pueden disfrutar de todo ello gracias a sus mercados de Navidad.

Es que la ciudad holandesa cuenta con gran variedad de todos ellos, en los cuales se puede buscar inspiración respecto a las compras, diversión gracias a las pistas de patinaje sobre hielo, o realizarse un obsequio al paladar degustando diferentes platillos o dulces típicos de las Fiestas. Un viaje a Holanda inolvidable.

Así, en cuanto a las compras navideñas, en la Albert Cuypstraat se alza el Albert Cuypmarkt, un mercadillo que cuenta gran cantidad de puestos que lo convierten en el más grande y colorido de la ciudad. Bocadillos, juguetes y ropa son algunos de sus mayores atractivos pero una visita el domingo 23 de diciembre será una excelente manera de conocerlo en todo su esplendor.

Por su parte, en el centro de la ciudad, en los extremos de la Leidsestraat (Leidseplein y Koningsplein ) se alzan diferentes puestos festivos que ofrecen productos relacionados con la Navidad. En tanto, desde el 2 de noviembre y hasta el 13 de enero, sobre Leidseplein se puede disfrutar de una pista de patinaje sobre hielo.

El Mercado de las flores, clásico de Ámsterdam, también se viste de fiesta ofreciendo árboles de todo tamaño para decorar en casa. Además junto al mercado se encuentra el Palacio de la Navidad, un sitio en el que pueden adquirirse infinidad de productos relacionados con esta celebración.

Pure Markt es un mercado orgánico que el 23 de diciembre tendrá lugar en el Parque Frankendael. Y será allí donde sus 60 puestos ofrecerán productos orgánicos para todos aquellos que cosuman alimentos sostenbles.

Pink Christmas Market es el mercadillo gay friendly que se desarrollará el sábado 22 en el Zeedijk. Pues además de numerosos puestos ofreciendo distintos productos se podrá disfrutar de actuaciones, espectáculos de todo tipo y hasta un show de moda.

Como lo hemos visto, Ámsterdam presenta una oferta de mercadillos muy variada y que tiene que ver con el espíritu de la ciudad: abierto, de fiesta, sin restricciones. Sólo basta con recorrerlos y disfrutarlos.