Excursión en barco a Los Órganos, en la isla de La Gomera

blogshalcon-vacaciones-organoslagomera

¿Amantes del mar y las formaciones geológicas más espectaculares? Tenemos la excursión ideal para vosotros. Os invitamos a conocer el monumento natural de Los Órganos, uno de los lugares más emblemáticos de la isla de La Gomera que solo puede ser admirado ¡desde el mar!

Un diamante en bruto de la naturaleza: así es descrita La Gomera por todos aquellos que tienen la suerte de conocerla. A vista de pájaro, realmente lo parece: un corazón verde en forma de bosque laurisilva o selva templada, y una costa árida y volcánica en la que encontramos formaciones rocosas como en la que hoy centramos nuestra atención.

Situados en el norte de la isla, Los Órganos constituyen una zona de acantilados en forma de columnatas basálticas, cuyo semejanza a los tubos del órgano de una iglesia le ha valido el nombre por el que son conocidos.

Su origen es tan antiguo como el de la propia isla en la que se encuentran. Para dar lugar a estas formaciones tan peculiares la naturaleza ha tenido que trabajar durante siglos, enfriando el cráter de un antiguo volcán primero y erosionando la roca (a través de la acción del viento, el mar y la lluvia) después.

El resultado, como decimos, solo puede ser contemplado desde el mar (o desde el aire), ya que no existe acceso por tierra hasta su base. Los Órganos parecen emerger directamente desde el agua, ascendiendo de forma vertical hasta alcanzar los 700 metros de altitud; una imagen impresionante con la que la naturaleza nos demuestra, una vez más, lo pequeños que somos frente a su fuerza.

Para disfrutar de la majestuosidad de Los Órganos durante vuestras vacaciones en La Gomera habréis de contratar una excursión en barco que, con una duración media de siete horas (aunque existen opciones de medio día para aquellos que vayan más apurados de tiempo) os llevará bordeando la costa en un precioso recorrido en el que tendréis la oportunidad de ver desfiladeros, pequeñas playas casi escondidas, encantadores pueblos pesqueros, y si tenéis suerte, incluso delfines o ballenas.

No olvidéis tampoco el bañador para daros un chapuzón antes de regresar y seguir disfrutando de la magia de las Islas Canarias, esta vez, en tierra firme.