Los 6 pueblos con más encanto de la cornisa cantábrica

La cornisa Cantábrica tiene un «algo» que le hace especial. La braveza del mar que la baña contrasta con con la suavidad y la belleza de los pueblos que acoge. Hacemos un recorrido por los seis pueblos con más encanto de esta zona de España. ¿Alguna sugerencia más?

Estos son los pueblos con más encanto

1.- Viveiro

pueblos con más encanto Viveiro

No cabe duda de que este es uno de los pueblos con más encanto. Orgulloso de tener la ría más grande del mar Cantábrico, donde vierten las aguas del río Landro, que verás nada más llegar a Viveiro. Visita obligada por el casco antiguo y la Plaza Mayor.

Con la ría como gran protagonista y el Puente de la Misericordia atravesándola, no puedes dejar de ver los restos de la muralla medieval que, entre otras funciones, defendía a Viveiro de los piratas en el S.XVI. A unos 4 kilómetros del centro del pueblo puedes subir hasta el Mirador de San Roque, para divisar una auténtica maravilla de paisaje.

Tampoco dejes de visitar la Gruta de Lourdes, una curiosa reproducción de la virgen de Lourdes en la que los feligreses dejan reproducciones de extremidades del cuerpo humano fabricadas con cera para, según dicen, apaciguar sus dolores reales en esas partes del cuerpo.

2.- Santillana Del Mar

pueblos con más encanto Santillana del Mar

También conocida como “la villa de las tres mentiras”, pues se dice que “ni es Santa, ni se llama Ana, ni tiene mar”, y no le falta razón al dicho popular, puesto que para acceder a la playa más cercana hay que darse un paseo de, al menos, dos kilómetros.

Mar aparte, lo cierto es que Santillana del Mar es uno de los pueblos con más encanto de España y podría decirse, que el centro de referencia del litoral cantábrico.  Destacan entre sus numerosos monumentos la Colegiata de San Juliana, el primer edificio de Cantabria declarado monumento de Interés Nacional.

No obstante, uno de los principales atractivos de Santillana del Mar es la Cueva de Altamira, que seguro que te suena por las imágenes de los bisontes polícromos, un hito de la historia universal del arte. Para visitarla no lo vas a tener fácil, pues solo entran 5 personas por semana seleccionadas al azar entre una gran lista de espera. No obstante, puedes visitar el Museo de Altamira y la neo-cueva, que reproduce la cueva original.

3.- Potes – Fuente Dé – Santo Toribio de Liébana

pueblos con más encanto Potes

Este conjunto de localizaciones es, con casi total probabilidad, de lo más espectacular de Cantabria. Empezamos en Potes, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa, lo que ya de por sí le da una espectacularidad en el paisaje que se suma a que está enclavada entre las montañas de los Picos de Europa.

En Potes podrás visitar las torres del Infantado y la de Orejón de la Lama así como su casco histórico, declarado como Bien de Interés Cultural pero, sobre todo, te recomendamos que hagas una ruta por entre sus bares y restaurantes y pruebes la rica gastronomía que esta zona de Cantabria atesora.

Desde Potes, además, podrás coger la carretera N-621 que te llevará hasta la base del teleférico de Fuente Dé. Este transporte salva un desnivel de 800 metros en tan solo unos minutos que te hará viajar directamente hacia las nubes, donde podrás divisar un paisaje espectacular.

pueblos con más encanto Fuente dé

Por el camino hacia Fuente Dé por la misma carretera, aprovecha para desviarte hacia el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, de la orden franciscana y que data, al menos, del S.X.

4.- Cangas de Onís

pueblos con más encanto Cangas de Onís

A los pies de los Picos de Europa se enclava Cangas de Onís, capital del Reino de Asturias hasta el año 774 y donde en el año 722 el Rey don Pelayo venció a los musulmanes e instaló la resistencia al poder musulmán.

Destaca en Cangas de Onís su puente romano sobre el río Sella, aunque realmente fue construido durante el medievo con Alfonso XI de Castilla y de León como rey de Castilla. De su arco peraltado cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria, principal símbolo del Principado de Asturias.

A los pies de la entrada al Parque Nacional de los Picos de Europa tienes una visita obligada al santuario de la Virgen de Covadonga y a su Basílica de Santa María la Real de Covadonga, donde se encuentran enterrados los reyes Don Pelayo y Alfonso I el Católico.

5.- Fuenterrabía

pueblos con más encanto Hondarribia

Entre el mar y la montaña destaca este pueblo costero del País Vasco pegado a Hendaya, Francia, donde desemboca el río Bidasoa, uno de los pueblos con más encanto de la costa cantábrica.

En Fuenterrabía (Hondarribia en vasco) podrás disfrutar de un casco viejo perfectamente conservado con casas de estilo vasco en las que destacan las que tienen los balcones pintados de llamativos colores. Y todo ello rodeado de una muralla medieval que aún puedes ver en casi perfecto estado.

No dejes de visitar el barrio de la Marina, donde se aúnan la mayor parte de los mejores bares y restaurantes de Hondarribia. Te recomendamos que disfrutes de la rica gastronomía vasca, seguro que no te decepcionará.

6.- Cudillero (Asturias)

pueblos con más encanto Cudillero

Este pequeño pueblo de origen pesquero se enclava en la vertiente occidental del Principado de Asturias. A tan solo 53 kilómetros de Gijón y con salida directa desde la flamante Autovía del Cantábrico, Cudillero es, posiblemente, el pueblo más bonito de Asturias.

Nuestro consejo en este aspecto es encarecido: visítalo y, una vez que estés allí, baja caminando hacia el puerto pesquero, date la vuelta y disfruta del espectacular paisaje de casas de colores que pareciera que naciesen de la misma montaña.

Cuando lo hayas disfrutado andando, vete a una de las múltiples terrazas que proliferan por la zona y date un capricho con la excelente gastronomía asturiana. En El Rincón de Berto o el Bar Cendán, por ponerte solo un par de ejemplos, podrás disfrutar del chorizo a la sidra, el famoso cachopo o el pulpo con patatas.

¡Ah! Si tienes tiempo, visita también Luanco, Luarca, Puerto de Vega y Ribadeo. Otros pequeños pueblos con encanto muy cerca unos de otros y que merece la pena visitar por su belleza.