Lourdes y Cuba

Lourdes Lamela es asesora de ventas en las oficinas de Halconviajes.com en La Coruña y se declara adicta a los cruceros. Nos habla con ilusión sobre su viaje a La Habana, ciudad que le fascina, y que destaca sobre muchos otros lugares que ha visitado por la vida de sus calles y la alegría que transmite.
Cuba Halconviajes.com

Puesto de frutas y verduras en La Habana. Foto: Lourdes Lamela

¿Con qué viaje te quedas de todos los que has hecho y por qué?

La Habana…sin duda. Sabía que me iba a gustar pero nunca pensé que me iba impactar tanto…ese contraste de ver todo ruinoso, pero la gente bailando en la calle, siempre riéndose a pesar de  lo poco  que tienen, realmente me cautivó el ambiente que se respira, la vida en la calle…

 ¿Cuándo, con quién y cómo llegaste?

Fui con el desaparecido Gemini, soy una adicta a los cruceros, por lo que al ver la ruta con escala de 2 noches en Habana dije “Éste es el mío”. Fui en marzo del 2011 con mi amiga Vanessa, ya habíamos repetido Gemini el año anterior en islas griegas por lo que el ambiente del barco fue lo mejor, la misma gente, el mismo buen rollo…Fuimos con Iberworld hasta Cozumel.

 ¿Porqué elegiste ese destino, qué te llevó allí?

Siempre quise ir a Cuba antes de que todo cambiara y como me gustan tanto los cruceros y el ambiente que hay en un barco y al combinar las dos cosas creí que sería mi viaje perfecto y así lo fue…y de hecho me muero por volver pero no dos días, sino 10,20…es un sitio para recorrer, para pasear, para relacionarte…

 ¿Cuál fue la mejor experiencia de todo tu viaje, una anécdota que destacarías o algo nuevo que aprendiste con él?

Todo el viaje. Desde la gente del barco, trabajadores con los que aún hoy tengo contacto, pasajeros que hoy son amigos…De Habana su gente, su alegría y su amabilidad. Iba con la idea de lo que había escuchado de que no te sacabas a la gente de encima y puedo decir, que fuera de la calle Obispo, que es la “comercial”,  ni una sola persona nos molestó medio minuto, más bien molestamos nosotros, nos metimos en un colegio a saludar a los niños, en una casa cubana en la cual estaban comiendo y en vez de molestarse nos invitaban a unirnos, gente de los puestitos de cubanos que te cuentan la verdadera realidad y donde una pizza te puede costar al cambio 0.20 céntimos…Los niños que apenas saben andar bailando en la calle, me impactó que allí hacen vida en la calle y aquí hacemos vida con internet,  videojuegos y demás…Tienen lo que nosotros aquí hace un montón de años y me pareció el lugar ideal.

 Recomiéndanos un lugar concreto, una comida y el mejor momento del día en el lugar.

Un lugar: El Gato Tuerto los Viernes por la noche…ahí actúa Juana La Cubana, pensé que era un mito pero no…una viejecita con peluca cantando y bailando en directo pura música cubana…nos lo recomendó el  humorista del Gemini) y…nos chifló.

Esta vez no quisimos ir a lo típico ( Tropicana, etc…) solo teníamos dos días e hicimos caso a los trabajadores del barco y a la gente de allí que nos decían a dónde ir, sólo fuimos a La Bodeguita y a la Floridita porque hay que ir.

Una comida en la Bodeguita, cuándo yo fui, sólo si comes puedes ver todo el bar, pero aunque sea caro, la comida está buenísima la verdad.

Y una bebida, daiquiri en La Floridita…

Y recomiendo al mundo entero que callejeen, que no vayan sólo a los típicos lugares, que se metan en chiringuitos, en casas de gente, y que lleven muchos bolígrafos para los niños, es lo único que te piden y ¡anda que no tendremos bolígrafos en la oficina!

Hemos estado en Cozumel, Isla Paraiso e Islas Caimán, playas paradisiacas, pero me quedo con la vida que se respira en Habana.

Si quieres disfrutar del ambiente de La Habana y enamorarte de la ciudad puedes reservar tu viaje a Cuba o a otros destinos de Caribe con Halconviajes.com. ¡Y cuenta con sus estupendos consejos que nos da Lourdes!