Machu Picchu, 100 años de “redescubrimiento”

Una de las nuevas Maravillas del Mundo y un viaje imprescindible

Constuido a mediados del siglo XV en el departamento de Cuzco (Perú) el Machu Picchu fue redescubierto hace 100 años. Aunque el primero en saber de la existencia del lugar fue el arrendatario Agustín Lizárraga, fue Hiram Bingham, un profesor norteamericano de historia el que se interesó por el testimonio de Lizárraga mientras buscaba restos de los incas de Vilcabamba en el país.

El 24 de julio llegaba con sus ayudantes en la expedición al Machu Picchu (montaña vieja en quechua), donde ya vivían dos familias indígenas que aprovechaban los recursos que los incas habían construido para su vida cotidiana. Poco después, con la colaboración de la Universidad de Yale, la National Geographic Society, y los nativos comenzaron los trabajos arqueológicos y una exhaustiva investigación científica por la ciudad. Hagamos un breve recorrido por ella.

Machu Picchu se divide en dos áreas: una agrícola y otra urbana. La primera tiene una estructura escalonada de terrazas de cultivo formada por varios materiales en la ladera de la colina. La zona urbana se encuentra dividida en dos sectores: Hanan o zona alta, donde se ubican el Templo del Sol, la residencia real, la plaza sagrada entre otras construcciones y Urín o zona baja en la que se ubicaba el sector de la sociedad menos importante, según el orden social inca.

En 2007 el Machu Picchu fue elegido una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno y el presidente peruano Alan García nombró el 7 de julio “Día del Santuario histórico de Machu Picchu”, que se celebra hoy en Perú.

El Machu Picchu fue en el origen de su construcción residencia de descanso del primer emperador inca, Pachakuteq, y en sus santuarios se celebraban ceremonias religiosas. A su muerte se convirtió en su mausoleo. Hoy día es uno de los destinos turísticos principales del mundo y fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.


Artículos relacionados