Maui, en las islas Hawaii

Súbete al volcán inactivo más grande del mundo

Hay muchos lugares en los que la naturaleza es el primer reclamo para sus visitantes. Quizá Hawaii sea uno de los que más destaquen por ello. Este archipiélago volcánico encierras verdaderas maravillas entre su flora y fauna, que se miman con gran dedicación por ser muchas especies únicas en el planeta.

Pepetravel Maui, Hawaii.

Maui, Hawaii. Foto: Flickr

La isla de Maui, la segunda más grande de las Hawaii se formó hace millones de años  por dos volcanes unidos en un itsmo: el Mauna Kahalawai y el West Maui Mountain. El terreno volcánico es tremendamente fértil, por lo que la conjunción de ambos en una erupción dio lugar a una impresionante vida natural.  El valle de este itsmo ha permitido las mayores plantaciones de caña de azúcar del archipiélago, actividad principal junto con el turismo.

Descubierta por el capitán James Cook en el siglo XVIII, Maui ya fue poblada por los polinesios. El Parque Nacional de Haleakala es el área más protegida de toda la isla: paisajes impresionantes a más de 3000 metros de altura sobre el nivel del mar, en la cumbre de este volcán inactivo, el más grande del mundo. Una gozada para los amantes del senderimsmo.

Y de la tierra al océano, la isla enamora a los amantes del gran azul. Maui es uno de los mejores lugares del mundo para el avistamiento de cetáceos. Su riquísima vida marina nos permite divisar a las ballenas que llegan en su migración desde Alaska, recorriendo más de 6000 km.

El pacífico es un reclamo no sólo para los amantes de la fauna y los paisajes. Muchos llegan a esta isla en busca de una experiencia sobre las olas: el surf y el windsurf son muy practicados en sus playas.

Para visitar Maui puedes volar hasta el aeropuerto de Hawai y coger un vuelo interno.  Y recuerda el lema local “Maui no ka oi”: Maui es lo máximo.

Artículos relacionados