Nace una cadena hotelera basada en la figura de Ernest Hemingway

Nace cadena hotelera basada figura Ernest Hemingway

Dándole otra vuelta de tuerca a la cuestión de los hoteles temáticos, acaba de ser noticia la presentación no de uno nuevo sino de toda una cadena. Claro que el personaje al que rinde homenaje era lo suficientemente famoso, pintoresco y atractivo como para que se creen establecimientos en los lugares que pisó. Se trata del escritor norteamericano Ernest Hemingway y, la cadena que aspira a rendirle homenaje, evidentemente, Hemingway Hotels & Resorts.

El grupo de inversores dispuesto a emprender esta aventura empresarial ha puesto una serie de condiciones que deben tener sus alojamientos, todas ellas relacionadas estrechamente con el estilo de vida del ya legendario literato y periodista estadounidense; una combinación de su sibaritismo con el espíritu aventurero y amor al mundo natural que fueron los que establecieron su imagen más conocida.

Por eso los hoteles de la cadena habrán de ser de 4 estrellas, ofrecer un abanico de actividades y deportes de los que le gustaban al homenajeado, tener un cuidado especial por la oferta gastronómica (sí, bebida incluida, con oferta de martinis y daiquiris en ambiente de camaradería), integrarse en su entorno arquitectónicamente y, por supuesto, disponer de una buena biblioteca.

La huella de Hemingway

También es exigencia que se ubiquen en algún lugar que antes pisara Hemingway en persona, así que España se perfila como uno de los potenciales emplazamientos junto a otros como Cuba (La Habana), Francia (París) o Italia (Venecia). Para ello se pueden aprovechar, reformándolos, hoteles en los que el escritor se hubiera hospedado en su momento, o bien hacerlos nuevos.

«Las propiedades de Hemingway proporcionarán una experiencia de viajes de aventura a través de una combinación de espacios, de actividades urbanas y al aire libre y un nivel de servicio consistente con una marca de lujo», explicó Tuckey Devlin, presidente de Hemingway Hotels & Resorts, durante la presentación a los medios. Y lo cierto es que a más de uno le resultará atractiva la idea de dormir envuelto en el mismo ambiente en el que su creador favorito dio a luz a algunas de las obras más famosas de la literatura del siglo XX, aquellas que le sirvieron para ganar el Nobel en 1954.

Porque una estancia en Cuba o los Cayos de Florida se recordará mejor sabiendo que allí está el origen de El viejo y el mar; un fin de semana en Madrid hará recordar inevitablemente la Guerra Civil que Hemingway cubrió como reportero, originando Por quién doblan las campanas; lo mismo se puede decir de Pamplona y sus Sanfermines, inspiración para la novela Fiesta; y no digamos unos días de vacaciones en África releyendo Las nieves del Kilimanjaro.