¡No sin mi botiquín!

En los viajes puede ocurrir cualquier imprevisto y es recomendable llevar siempre a mano un botiquín

first-aid-1732708_1920

Contenido de un botiquín de viaje:


Medicinas

– Guarda los medicamentos siempre en su envase original y con el prospecto.
– Tirar todos los que esté caducados o no se hayan mantenido en las condiciones ambientales adecuados.
– Algunos medicamentos que puedes llevar: analgésicos (paracetamol), antiinflamatorio (ibuprofeno); medicinas para el dolor estomacal y antisépticos.
– Prepara un antimosquitos y una pomada para las quemaduras superficiales y solares.
Termómetro
– Debe ser de fácil lectura y estar en perfectas condiciones.
– En los de mercurio hay que descender la columna por debajo de los 35 grados antes de iniciar la medición (sacudir con movimientos secos hacia abajo de la muñeca). Desde 2009 se han dejado de comercializar pero se pueden seguir utilizando en el domicilio.
– Si un termómetro de mercurio se rompe accidentalmente hay que evitar el contacto con este material y recíclalo en el recipiente para tóxicos.
– Limpia el termómetro después de usarlo y fíjate si tiene o no la pila gastada.
Material de curas

– Tijeras de punta redondeada, lavarlas después de usarlas
– Pinzas
– Tiritas
– Algodón
– Esparadrapo
– Recuerda que antes de manipular cualquier herida hay que lavarse bien las manos. Acude a un centro de salud cuando la herida necesite puntos, si se ha producido por mordedura de animal o con algún objeto mohoso o si la herida tiene aspecto de infección (calor, dolor, enrojecimiento…)

Toma nota de estos consejos y  confecciona un buen botiquín de viaje para que puedas disfrutar de tus vacaciones sin inconveniente.

A.Pizarro
Fuente: El botiquín casero, Salud Madrid.