Outteresting! Entre los imprescindibles

Si comenzamos diciendo que Outteresting es un blog distinto puede resultar manido. Digamos mejor que el blog de Franc Pallarés, es una sucesión de aciertos: desde el nombre hasta las fotografías, pasando por sus relatos cuidados y cercanos de un estilo muy personal que invita a la reflexión e invade las crónicas de un viaje a Asia que duró 591 días.  Pero mucho antes, la idea de salir de Barcelona ya había ido dejando su poso en este arquitecto.
Halcconviajes.com India

Interior del Taj Mahal, Agra (India)

Este viaje supuso un cambio brusco durante más de año y medio en tu vida. ¿Fue una decisión que tomaste día a día? ¿Recuerdas el momento en que te decidiste definitivamente?

Estas decisiones se toman poco a poco y se toman de sopetón. Son acumulativas -quién no ha soñado alguna vez en dejarlo todo y echarse a viajar sin billete de vuelta- y también hay un día en que un pequeño hecho hace de catalizador y ya no hay marcha atrás. En mi caso fue tan tonto como que mis socios planteaban cambiar de despacho y había que hacer una pequeña inversión. En ese momento, haciendo un café un viernes por la tarde en Barcelona, me di cuenta que mi cabeza apuntaba claramente en otra dirección. Puro satori zen a partir de un hecho totalmente inocuo.

Halconviajes.com Entrevistas

Franc Pallarés

Tras 591 días viajando,  ¿uno consigue hacer del viaje su “rutina”? ¿Te costó adaptarte a la vuelta casa?

La rutina se hace sola ya a las primeras semanas, y más en mi caso llevando el blog de fotografía y relatos. Esto por sí solo ya ‘organiza’ tu día. Y luego están las lógicas del viajar y el clima –a ver quién es el guapo que sale de paseo en el trópico al medio día-. Así que sí, tenía mi rutina viajera, aunque claro, estaba abierta a mil historias que se te cruzaban a cada momento. La rutina era aprender este arte de torear los mil imprevistos, empaparte de todo lo bueno y contarlo. Estuve muy atareado, créanme.

¿Cómo te planteaste y preparaste el viaje? ¿Dejaste paso a la improvisación?

En algún lugar conté que eso de vivir de la improvisación pura puede llegar a resultar agotador. Hay que coordinar algunas cosas importantes para no quedarte colgado a cada momento. Pero uno no se va de viaje para tener un calendario y un horario hechos, ¡Qué agobio! Como comentaba todo es más complejo y hay que tener cintura para adaptarse a los imprevistos.

Halconviajes.com Indonesia

Islas Togian (Indonesia)

Tenía en cuenta los días que me quedaban para que expirara el visado, un encaje general de los lugares que quería visitar en el país siguiendo el trazado más óptimo, y poco más. A lo mejor, en total, reservé un par de noches y pocos billetes de bus-tren. Al final el tema era levantarse pronto para ir a la estación de turno, tener claro las horas para intentar llegar siempre de día, y ya en el sitio empezar a buscar donde pasar la noche. Viajar resulta mucho más sencillo que vivir el día a día de una vida normal, lo que pasa es que también puede ser agotador estar todo el día dando tumbos.

¿Qué aprendiste de ti mismo en este viaje? ¿Te ha servido para enfrentarte a la vida de vuelta  a casa?

Halconviajes.com India

Fiesta

Aprendes a tener paciencia y a no tenerla. Es la ventaja/inconveniente de viajar solo y estar fuera de tu zona de confort. Tienes que lidiar tú sólito con lo que venga, y sobre todo, con tus estados de ánimo –posiblemente lo más complejo-. A veces te toca hacer de poli malo, otras de poli bueno. Aprendes, y mucho, a tratar a la gente, a respetar a la gente de corazón. A mirar a los ojos para poder entender más allá de las palabras que no comprendes. Aprendes a vivir de forma muy espartana sin que eso sea un problema, a que quejándote no solucionarás el problema, que tienes que actuar, y otras muchas veces que hay que esperar sin exaltarse.

 Al final de un viaje así te has visto jugando tantos roles, interpretando tantos papeles, que digamos que tu abanico de aptitudes se ha expandido considerablemente. Y, creo, eso resulta muy útil para enfrentarse a la vida en general.

3 cosas/ experiencias o lugares que te impresionaran en tu viaje.

Ni idea. Quiero decir, pregunta muy resultona –lo sé-, pero injusta e imprecisa por definición. Todo es más complejo que el puro titular, pero, responderé aunque de entrada sé que yerro:

1.       Mi amanecer a solas en el templo de Bayon, Angkor, Camboya.

2.       Un paseo al atardecer por el caos absoluto de Kolkata, India.

3.       El viaje en barca por la impresionante cueva de Kong Lo en el centro de Laos.

Halconviajes.com Camboya

Bayon, Angkor, Camboya

Al pensar en esta aventura, ¿Cuáles son esas fotos que más te vienen hoy a la memoria?  (de las que tomaste o de las que guardaste sólo en tu retina)

La memoria y los recuerdos son tramposos y al final las fotos toman mucho protagonismo sobre la memoria pura y dura. Pero hay algo que las fotos no pueden explicar y es la experiencia, a veces puramente espacial –pienso en los Himalayas, por ejemplo-, pero otras muchas la tensión o la paz de un momento. Y luego están las sensaciones y es por eso que también escribo, porque las fotos sólo son la mitad de la historia, la gráfica, pero la vital es la que se transcribe en palabras. Pasar por Outteresting.com prestando sólo atención a las fotos es haber visto la película sin sonido.

Te dejaste algún destino asiático en el tintero al que quieras volver?  ¿Crees  posible que dentro de  un tiempo el cuerpo te pida un viaje parecido?

Me dejé muchos y volvería a casi todos, para repetir o para conocerlos en mayor profundidad. A grandes rasgos cayeron de la lista por falta de tiempo Borneo, Filipinas, Bangladesh, Pakistán e Irán. Pero no pasa nada, la vida es muy larga, y si no lo es lo que viví lo disfruté.

¿Hacer un viaje similar en futuro? Al inicio del viaje te hubiera respondido que no, pero en la ruta conocí a un montón de gente, de muchas edades y de muchas realidades muy distintas haciendo viajes similares. Así que visto lo visto, y basándome en observaciones estrictamente científicas, sé que en esta vida está todo por hacer y por vivir, y que lo que hace falta son las ganas y luchar por ello. A los 20, a los 30 o a los 60.

Artículos relacionados