Palermo y Catania, esencia de Sicilia

Una mirada a Sicilia a través de sus dos ciudades principales

Aunque unas vacaciones en la isla de Sicilia no puedan pintarse con todo detalle en la descripción de sus dos principales ciudades, con unas breves pero acertadas pinceladas pueden hacer que el lector se haga cierta idea de la esencia de esta maravillosa isla mediterránea, o al menos aumente su curiosidad y sus ganas de visitarla.

Comencemos pues por su capital: Palermo. La ciudad se define por sus calles estrechas, poco organizadas y de gran belleza. La importante cantidad de visitas culturales y edificios históricos suponen un baño de conocimientos de distintas épocas en la misma ciudad, pues en Palermo conviven armónicamente la majestuosa catedral (la mejor muestra de conglomerado de estilos), el monasterio de los Capuchinos y sus catacumbas, la iglesia San Giovanni degli Eremiti, del siglo VI, o el mercado de la Vucchiria.

Palermo Sicilia

Plaza Pretoria en Palermo. Foto: Flickr/ russelljsmith

Pero además Palermo es una ciudad en la que disfrutar del ocio y del mar. La playa por excelencia de Palermo es la de Mondello, que debido a su cercanía, sus aguas cristalinas y arena fina, suele estar bastante concurrida.

Catania ha sido arrasada en 7 ocasiones por el volcan Etna, que la vigila desde las alturas y por algunos terremotos. La ciudad fue reconstruida casi por completo en el siglo XVII y su legado histórico no dista mucho en cantidad e importancia del de Palermo, pues se pueden recorrer edificios y vestigios desde el siglo I hasta el Barroco.

Si en Palermo el mercado de de la Vucchiria es el más importante, en Catania los de la Fiera y las Pescheria son una buena opción para comprar los mejores productos y observar a los paisanos y el ritmo de vida que se lleva en Sicilia. El ocio, especialmente el nocturno, con sus restaurantes y bares no tiene tampoco nada que envidiar a Palermo, y probablemente la supere gracias a la cantidad de estudiantes, muchos de ellos extranjeros, que llegan todos los años a esta ciudad siciliana.

C. González