Pasajeros, redes sociales, fotografías y campañas publicitarias

Cumple ocho años de servicio y Vueling ya ha alcanzado los cincuenta millones de pasajeros. Tan significativa cifra merecía ser celebrada de una manera especial, y la aerolínea lo ha hecho decorando el fuselaje de uno de sus aviones con imágenes de Instagram de sus clientes.

Mediante un concurso organizado en la popular red social que ha tenido un éxito arrollador recibiendo más de 6.000 imágenes en dos semanas, Vueling ha querido hacer partícipes de la celebración a sus usuarios decorando uno de sus aviones con sus fotografías.

Finalmente sólo 270 han podido ser las elegidas, y juntas conforman las leyendas ¡Gracias!” y “Thanks!” que ya pueden leerse en el fuselaje de un Airbus A320 presentado el pasado miércoles en el aeropuerto de El Prat. Un motivo más para fijarnos en nuestro avión el próximo que día que volemos desde Barcelona.

Las fotografías que decoran la aeronave, así como todas las que han participado de la iniciativa pueden verse en la página web: www.vuelingairgallery.com.

Los pasajeros, grandes protagonistas

Parece que la última moda entre las aerolíneas de todo el mundo es hacer protagonistas a sus pasajeros. También en el otro lado del mundo la australiana Qantas ha iniciado una nueva campaña publicitaria en torno al eslogan “Tú eres la razón por la que volamos”.

Para ello Qantas ha invitado a sus clientes ha enviar sus nombres a través de su página web, con el fin de decorar con miles de ellos el fuselaje de un Airbus A380 y un Boeing 737.

Asimismo la australiana tiene pensado instalar, durante el próximo mes de julio, kioscos en diferentes centros comerciales de las ciudades de Sydney y Melbourne donde se ofrecerá un servicio de peluquería y maquillaje gratuito a todos aquellos que quieran ver su rostro en la próxima campaña de la aerolínea. Si lo prefieren, los usuarios también podrán enviar sus propias fotografías a través de su página web y aplicaciones especialmente creadas para iPhone, iPad y dispositivos Android.

Involucrar a sus clientes, hacerles partícipes de la conversación y conseguir que se sientan identificados con la aerolínea: ese es el objetivo perseguido por estas compañías que cada vez tienen más en cuenta la figura de sus pasajeros y la importancia de su opinión y aprobación a la hora de planear su futuras estrategias.