Perú natural: Llanganuco

Un paisaje de leyenda en Perú

Aunque a veces nuestra mente no vaya más allá de Macchu Pichu cuando pensamos en los paisajes naturales de Perú, el país andino tiene una espléndida muestra de lugares montañosos y regiones de interés para los amantes del senderismo y la fotografía. Uno de ellos es la Quebrada de Llaganuco, un valle angosto de origen glaciar, en el que las lagunas de Orconcocha y Chinancocha llaman definitivamente la atención por el color de azul verdoso de sus aguas.

Halconviajes.com Perú

Foto:Flickr/ Gusjer

Esta espectacular panorámica se halla en el Parque Nacional de Huascarán, en el departamento de Ancash, al pie de dos de las montañas más importantes de Perú: Huascarán y Huandoy. Éstas flanquean las dos lagunas, separadas por un kilómetro de distancia, y a casi 4000 metros sobre el nivel del mar.

Varias leyendas rodean este paisaje, la más famosa es la de la historia de amor entre Huáscar y Huandy, un guerrero de un pueblo invasor y la hija de un jefe de la tribu que derramaron tantas lágrimas en su amargo final, que acabaron formando las dos lagunas.

En el camino, que comienza en la entrada al Parque Nacional de Huascarán, podrás observar bosques de flora altoandina y cascadas de agua. La laguna de Chinancocha es un escenario especialmente interesante para la observación de aves.

Se puede llegar en pequeños autobuses desde Huaraz o contratar alguna excursión con operadores turísticos. Los más intrépidos podrán bajar en bicicleta una vez arriba, llegando en bus, hasta las lagunas. Se recomienda visitar en la estación más seca, entre abril y noviembre.