Petit Palace Art Gallery, clasicismo y vanguardia decorativa

Petit Pallace Art Gallery clasicismo vanguardia decorativa

No es raro encontrar hoteles ubicados en zonas privilegiadas de las ciudades que aprovechan antiguos palacetes para ubicarse, rehabilitándolos, reformándolos y adaptándolos a una estética más actual y, sobre todo, más acorde a las demandas de confort actuales. En Madrid es bastante frecuente encontrar casos así y uno de ellos es el Petit Palace Art Gallery de la calle Jorge Juan 17.

Está situado, efectivamente, en un distrito tan cotizado como es Serrano, algo que se refleja en la propia categoría del establecimiento, catalogado con 4 estrellas. El edificio era un palacio decimonónico que fue sometido a una transformación importante, si bien, curiosamente, uno de los rasgos que conserva no es del siglo XIX sino del XX: el nombre. Porque éste viene de una galería de arte que tuvo allí su sede. Por lo demás, la decoración es hoy minimalista con ciertos toques extravagantes, como la singular vaca de colores de la recepción.

Hay 61 habitaciones de diversos tipos con precios entre 120 y 147 euros, ofertas aparte. Todas tienen cama de gran tamaño, teléfono, televisor de pantalla plana, minibar y baño con ducha o bañera de hidromasaje; las de tipo High Tech cuentan además con galán planchador, ordenador portátil e incluso bicicleta estática.

Si se viaja con niños, hay disponibles, bajo petición, cunas y carritos. En caso de ocupar una habitación familiar hay un osito de peluche de regalo (según disponibilidad). También gozan de especial atención, con habitaciones ad hoc, las personas de movilidad reducida, los fumadores y, atención, los huéspedes que viajen con sus mascotas.

Del resto de servicios del hotel se pueden citar un bar-cafetería, restaurante para desayuno (tipo buffet), salón para reuniones y eventos dotado de luz natural, business center (hay conexión Wi-Fi en todo el establecimiento), prensa gratuita y un párking público cercano.

Es inevitable mencionar también una original iniciativa de la casa: se prestan bicicletas para pasear por la ciudad; al fin y al cabo, el Petit Palace Art Gallery está muy cerca de la zona de los museos y del Buen Retiro.