Pueblos de ensueño cerca de Disneyland® Paris (II)

91070

Tras mucha emoción en Disneyland® Paris, lo ideal es un día de descanso para reponer fuerzas para el día siguiente. Si tu objetivo no es uno de los primeros destinos turísticos de Francia, y tienes más ganas de descubrir pequeñas joyas secretas del país por tu cuenta, ¡atrévete a visitar alguna de las opciones que te ofrezco!

Château-Landon

Que no te engañe el ambiente: no estás en la Toscana, ¡sigues en Francia! Esta pequeña ciudad te invita a pasear mientras descubres todos sus secretos. Por ejemplo, ¿sabías que Château-Landon fue la cuna de la familia Plantagenêts, que más tarde fueron reyes y reinas en Inglaterra, allá por el siglo XII hasta el siglo XIV?

No te puedes perder el mirador de la plaza de Larry. Es una ventana a un sinfín de monumentos: la torre redonda del notario, la torre Saint Thugal y una abadía llamada Abadía Saint Séverin. Ah, y la iglesia Notre Dame, que posee un campanario sin igual.

Crécy-la-Chapelle

Crécy-la-Chapelle es una ciudad que está apodada como la «pequeña Venecia de Brie«, porque el río Grand Morin la rodea por diferentes partes. Toda la ciudad está llena de antigüedades, pero tendrás que estar atento para detectarlas, puesto que se han esforzado por hacer que todo tenga una función. Por ejemplo, la campana más antigua del cantón está en la calle Beffroi, que es actualmente la calle del mercado.

El ayuntamiento de la ciudad fue construido a finales del siglo XVIII, y su función era religiosa, nada que ver con la administración local. Fue en el siglo XIX cuando adoptó el papel de ayuntamiento local. La Torre de Saints, del siglo XII, se construyó en la época en la que eran necesarias las murallas, pero actualmente es un museo arqueológico. ¡Y como estas anécdotas hay cientos y cientos esperándote en la ciudad!

Egreville

Si vas en invierno, sobre todo en torno a las navidades, no te pierdas Egreville. Desde la Edad Media este pueblo ha participado en la cultura de los mercados en los burgos de Gâtinais. Sus casas, todas orientadas en torno a su mercado cubierto (que data del siglo XVI) y al campanario, hacen que Egreville tenga un ambiente familiar y cercano que no encontrarás en otro sitio.

En Navidad se celebra una importante feria de aves que no te puedes perder. Además, el jardín-museo Antoine Bourdelle te espera. Es un jardín que alberga 56 esculturas de Antoine Bourdelle, un reconocido escultor francés de la Belle Époque.