Puentes curiosos del mundo

Un viaje a través de los puentes

Tenemos que confesarlo: Nos encanta hacer  puente. Cuando sabemos que hay un día festivo en medio de la semana, buscamos como sea  coger vacaciones. Ya se acaba el verano pero queda por delante el Puente del Pilar, el Puente de todos los Santos y el Puente de Diciembre antes de que acabe el año.

Viajes a Copenhague

Puente de Oresund

Por si todavía no has pensado qué lugares quieres visitar en los próximos  festivos, te damos ideas: ¿Te gustaría aprovechar tu puente largo para conocer “otros puentes” del mundo?

Los puentes siempre han sido una vía de unión.  Es por eso que el arte de construir puentes tiene su origen en la misma prehistoria y desde entonces  se han realizado verdaderas obras de ingeniera para conseguir puentes que superan la imaginación.

Rolling Bridge:

Es el “puente enrollado” y no porque sea el más molón de todos, sino porque se riza en sí mismo. Se encuentra en la cuenca Paddington de Londres, fue diseñado por el arquitecto británico Thomas Heatherwick y se construyó en 2004. Mide 12 metros y su estructura es de madera y acero y al cerrarse forman un perfecto círculo. Sencillamente perfecto.

El puente más largo del mundo:

Cómo no han sido los chinos los que han construido el puente sobre agua más largo del mundo. El Qingdao Haiwan Bridge mide 42, 5 km que une Qingdao con Huangdao, reduciendo el tiempo de viaje a la mitad y eliminando la necesidad de transporte acuático, que dependía en muchos casos de las condiciones climáticas. La construcción de este puente costó 2.300 millones de dólares.

La curvatura de un puente:

El Gateshead Millenium Bridge fue levantado en una sola pieza a pesar de poseer dos curvas.  Se abre y cierra imitando el parpadeo un los ojos, por eso es también llamado: Blinkin Ege Bride. Se encuentra en el río Tyne, entre Newcastle y Gateshead (Inglaterra). Es un puente levadizo y que posee además una inlcinación especial para que puedan pasar pequeñas embarcaciones. La estructura fue diseñada y concebida por los arquitectos Wilkinson Eyre Architects y la ingeniería Gifford.

El único puente flotante :

Evergreen Point Floating Bridge podría parecer un puente normal pero lo cierto es que es el único puente construido sobre el agua.

Otro puente que no alcanzamos a saber cómo se sostiene es el Puente de Oresund, ya que cuenta con dos líneas de tren y seis pistas de carretera. Conecta con las dos áreas metropolitanas de la Región de Oresund: la capital danesa Copenhague y la ciudad sueca Malmö. Se trata del puente combinado tren-carretera más largo de Europa.

El puente a ninguna parte:

Y si no sabes dónde ir en tu próximo puente, te recomendamos que te vayas a Noruega. Alli, encontrarás el puente a ninguna parte, Storseisundet.

Storseisundet.

Vale, lo explicamos: realmente tiene salida pero su perspectiva hacer que parezca que no vas a llegar a ningún sitio. La curva es tan pronunciada que no se ve más carretera y parece que vas a desaparecer de la Tierra. Está situado en la Atlantic Road, una carretera construida sobre 8 pequeños islotes, entre el Océano Atlántico y el Lauvoyfjorden, y Molde, ciudad costera del Oeste de Noruega.

Fue inaugurado en 1989 y mientras se construía, los trabajadores sufrieron 12 huracanas. Muchos van en otoño, que es cuando las tormentas golpean con más fuerza la carretera.

Meghalaya, un puente viviente:

En el noroeste de la India existe un mundo oculto, una de las zonas más húmedas del planeta; Meghalaya, donde los ríos “mutan” su caudal y es por eso, que desde hace 30 años van construyendo poco a poco un puente a base de raíces de una higuera. Van enrollando de forma estratégica para construir, el puente más natural del mundo, un puente viviente.  Por supuesto, que este puente es construido generación tras generación, ya que crece de manera natural.

Floral Street Bridge, Londres

Hablando de naturaleza, no podemos olvidarnos de otro puente que se inspira en la naturaleza: Floral Street Bridge. Atraviesa la calle con ese mismo nombre, y está situado entre dos edificios: la Royal Opera House y la Royal Ballet School de Londres.

El diseño es de a Wilkinson Eyre Architects, y la solución estructural es de los ingenieros Flint & Neill Partnership. Y su forma imita el movimiento de los bailarines que son los que lo cruzan, y es posible esta genialidad gracias a las 23 planchas de aluminio giradas cada una de ellas cuatro grados más a la anterior.

Estos puentes demuestran la capacidad del ser humano de evolucionar y de crear puentes allí donde se necesite. Utiliza estos próximos puentes festivos para conocer estos puentes maravillosos del mundo.