De mayor quiero ser Solo Traveler

Cuántas veces habrás querido viajar al destino de tus sueños, o simplemente hacer una escapada sin mucha previsión. Y como siempre, hayas querido cuadrarla con un par de amigos o con la pandilla de toda la vida… y al final: que si una tiene boda, que si otro cumpleaños, que si el niño se pone malo, que si a Mónica le toca turno en el hospital el sábado y no puede, bla, bla, bla, etc. Ya solo falta que anuncien el Apocalipsis Zombie, y cuando no es eso, todo el mundo se queda en casa porque no hay pasta. Vale ¿Y tú qué haces? Porque tendrás que hacer algo, no te vas a quedar cruzado de brazos.

Solo Traveler

Foto de Jakob Owens/ Unsplash

 

Porque tú, no te tienes por qué quedar con las ganas ¿dónde está escrito eso? Quieres moverte, quieres conocer mundo, quieres seguir viajando, o simplemente huir a un hotel urbano en Granada cerca del Albaicín, pero es tarea imposible. Volver a juntar a la cuadrilla para montar un viaje chulo, es más difícil de conseguir, que ABBA vuelvan a cantar juntos. Vamos… ¡ni para el 50 aniversario de Chiquitita! Te llaman single, eso dicen. Y además se empeñan en que sigas su mismo ejemplo ¿cuál? ¿el de quedarse para veranear en el pueblo año tras año en casa de los suegros, o de los abuelos? ¿y ya está? ¿la vida es eso y la hipoteca?

Ya sabes que no. Pero como ya has comprobado, esto no ha pasado solo una vez, ni dos, ni tres… y aquellas salidas que antaño hacíais a Roma, o a Ibiza, o cuando os daba por alquilar un velero, que salían apenas sin esfuerzo y que te hacían feliz, te vas a tener que abordarlas de otra manera. Caes de golpe, en que si quieres salir a ver mundo, más lejos o más cerca, vas a tener que hacerlo solo. O eso, o quedarte en tu barrio de por vida y convertirte en uno más, de los muchos que hay, que solo saben hablar de fútbol y de política de andar por casa. Y tú no quieres eso. Viajar abre la mente y alimenta el alma. Eso lo sabemos tú y yo, y todos aquellos que han tomado el camino del Solo Traveler.

No te quedes con las ganas y hazlo

Llevas ya un tiempo dándole vueltas para ir a Vietnam, desde siempre quisiste conocer la India, escaparte a Lisboa, pasar unos días en Sicilia, o Grecia, o hacer el Camino de Santiago desde Roncesvalles… ¿Sabes una cosa? Solo depende de ti el hacerlo o no, porque no le tienes que pedir permiso a nadie. El mundo te está esperando, pero no espera demasiado, sigue rodando pase lo que pase. Así que, si la primera vez te da un poco de miedo, no te preocupes, porque es normal. Pero verás que es más fácil de lo que crees, y así te garantizarás que irás donde quieras ir, verás lo que quieras ver, y te quedarás en cada sitio el tiempo que quieras quedarte, sin tener que depender de nadie más, que de ti mismo.

Se tarda más en pensarlo, o en decirlo que en hacerlo, y la recompensa que va a suponer para ti el atreverte, va a ser doble: primero porque sabes que puedes y segundo, porque por fin habrás conocido aquel lugar, que siempre guardaste como especial y que por fin has conocido. Mira tu presupuesto, seamos realistas ¿OK? Ahora piensa en ese lugar, o en cualquier otro que te pida el cuerpo, mira cuánto vale el vuelo y calcula los días de hotel que puedas necesitar, o si bien te compensa tener solo la primera noche, y después moverte por allí. Mira si hay transporte público en destino, o si una vez allí puedes moverte en tren, o alquilar un coche. Solamente te hará falta un vuelo de vuelta. No tienes que ser millonario para hacer esto, tampoco tienes que irte a la otra punta del mundo para ir de intrépido. Solamente tienes que ponerte a ello.

Una vez te llegue la confirmación al e-mail, ya es solo cuestión de tiempo. Hazte un planning, sencillo, porque probablemente lo cambiarás sobre la marcha, te lo digo por experiencia: porque una vez allí, y a tu ritmo, la percepción de tu viaje cambia y no va a haber nadie detrás de ti, diciéndote qué te queda o qué te falta por ver. A tu aire, que para eso te has atrevido a hacerlo. Ya verás cómo una vez que lo pruebas, vas a querer viajar siempre de esta forma. Así es como empiezan las aventuras, de forma sencilla y por una decisión que parece pequeña, pero que te hará mucho bien. ¿Has pensado ya dónde te gustaría ir?

 

Miguel Lázaro 

Un ingeniero agrónomo cualquiera, que se perdió entre el mundo de los viajes y el de los datos. Bloguero políticamente incorrecto en personalidadyrelaciones.com desde 2007, y actualmente responsable del área CRM – Loyalty en Halcón Viajes

Artículos relacionados