Reloj Astronómico de Praga, seis siglos dando la hora

Reloj_Praga
No es común que el reloj que da a la plaza central de una ciudad sea una reconocida atracción turística mundial, pero ni hablamos de una ciudad ni de un artefacto común. Hablamos de Praga, una de las ciudades más visitadas del mundo, y de su famoso Reloj Astronómico, que recientemente acaba de cumplir seis siglos de historia, un monumento que quieras o no, verás una y otra vez en unas vacaciones en Praga.

Los checos están muy orgullosos de su antiquísimo reloj y del conjunto de la Ciudad Vieja de Praga. Fabricado e instalado en 1410, se ubica en la pared sur del Ayuntamiento de Praga, en una de las vías que lleva directamente al Puente de Carlos, así que es prácticamente imposible evitar la multitud de gente que se agrupa a sus pies para ver el mágico funcionamiento cada vez que marca la hora. Pero antes de presenciar el curioso espectáculo, conviene saber qué estamos viendo.

A grandes rasgos, el reloj tiene tres cuerpos principales: el cuadrante astronómico, que tiene como función indicar las 24 horas del día, y en adición indicar las horas de luz y de sombra. El segundo cuerpo es el calendario circular, que representa cada mes del año y por último el mecanismo de “El paseo de los Apóstoles”, justamente una de las partes más apreciadas por la multitud, cuando desfilan figuras de los 12 apóstoles y se activa al paso de cada hora exacta, desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche.

En el cuadrante astronómico se representan la Tierra y el cielo, así como el Sol y la Luna. El fondo azul claro viene siendo la Tierra mientras que el azul oscuro, el cielo. La zona de color rojo y negro representa a su vez el área oscura, de esta forma el reloj indica la posición de los astros en la bóveda celeste dependiendo de la hora. Los números dorados principales indican la hora local. En el interior del círculo, se ubica otro más pequeño con los signos del zodíaco, e indica en qué constelación se ubican los astros en ese momento.

El calendario, aunque no formaba parte de la fabricación original del reloj (se añadió en 1870), es un ente inseparable del conjunto. Presenta cuatro esculturas laterales donde podemos ver a un escultor, un ángel, un astrónomo y un cronista. Por último, si nos vamos al detalle, hallaremos otras figuras animadas que se ponen en movimiento al unísono con el paseo de los apóstoles. Estas cuatro esculturas son alegorías a la vanidad (un hombre con un espejo), la lujuria (un príncipe turco con mandolina), la muerte (un esqueleto) y la avaricia (un comerciante judío).

Como podeis ver, muchos son los detalles de este importante monumento de Praga, así que bien vale la pena esperar una hora en punto y ver este espectáculo. Aunque también es muy recomendable subir a la torre del Ayuntamiento y ver las increíbles vistas de Praga y su Ciudad Vieja, ciudad a la que puedes hacer una escapada de la mano de Halconviajes.com y Vueling, que a precios muy competitivos, te acercan a Praga desde cualquier ciudad española, en especial desde Barcelona que cuenta con conexiones directas.