Rincones “desconocidos” de Sevilla

 Normal que tenga un color especial

Sevilla en sí es un monumento, es una ciudad con duende y de una belleza extraordinaria. Además de los lugares más famosos e imprescindibles si la visitáis por primera vez:  Los Reales Alcázares, La Giralda, La Catedral, La Torre del Oro, el Barrio de Santa Cruz, Triana… os descubrimos un viaje a Sevilla diferente por algunos rincones más escondidos:
 
Viajar a Sevilla

Sevilla_Flickr_crossine0

Entramos en Sevilla a través de su puerta más antigua: La Puerta del Perdón.  No es que se encuentre muy escondida ya que si vas hacia la catedral podrás toparte con ella, pero merece la pena hacerle mención . Era el acceso principal de la antigua mezquita y permite entrar al patio de los naranjos, una verdadera joya para admirar y desde donde podréis tener una foto única con la Giralda de fondo.

Arco del postigo del aceite:

Uno de los lugares míticos desde donde ver la pasar las procesiones de Semana Santa. Por él pasan muchas cofradías y los devotos se concentran y se siente un ambiente sobrecogedor. A un lado del Arco se sitúa la conocida como Capilla de la Pura y Limpia Concepción Coronada y anteriormente se le conocía como la Puerta de los Barcos ya que cerca del Arco se construían barcos en unas atarazanas cercanas y recientemente restauradas y que albergan exposiciones temporales.

Hoteles en Sevilla

La Maestranza. Flickr_Michal_Osmenda

El Arenal es el barrio torero por excelencia.  Señorial, tradicional, con ese color albero tan característico de la ciudad. Tal y como dirían los propios sevillanos, un barrio con “solera”.

Casa Pilatos:

En pleno centro de Sevilla, en concreto, en la zona de la judería se encuentra esta maravilla arquitectónica que quizás pase desapercibida al turista. Es el típico palacete andaluz aunque con mezcla de estilo italiano, construido en el siglo XVI  y que en la actualidad pertenece a la Fundación de la Casa Ducal de Medinacelli. Según cuentan, estaba comunicado con la Iglesia de San Esteban por unos pasadizos, para que los duques pudieran asistir a la misa sin salir a la calle.

Su interior es tan espectacular que ha servido de escenario para rodar algunas escenas de películas como “Lawrence de Arabia” , “1492:la conquista del paraíso”, “El reino de los cielos” o “Knight and day”.

Una casita en el barrio de Santa Cruz…

Es casi lo que se necesitaría para conocer en profundidad todas las historias que alberga este barrio. Uno de los más mágicos de la capital hispalense.

hoteles sevilla

Sevilla_Santa_Cruz_Flickr_Misterdi

Si comenzamos descubriendo Los Jardines de Murillo, la parte norte se encuentra junto a las casas colindantes con este barrio, y de hecho, se conserva una torre y algunos trozos de lienzo de la antigua muralla de la ciudad, donde se ve las canalizaciones por donde iba el agua, desde los caños de Carmona hasta El Alcázar.

Otro de los lugares recomendandos de este barrio es la calle del agua, o también llamado  “el callejón del agua”.
Se trata de un adarve, una calle que va pegada a la muralla de la ciudad y que en su interior dos tubos conducían el agua de los caños de Carmona hasta los Reales Alcázares.

Ni que decir tiene que uno de los paseos más románticos es cuando uno se pierde por las callejuelas estrechas del barrio de Santa Cruz.

Y podríamos seguir enumerando lugares que respiren ese aire andaluz que tanto apasiona a todo el mundo, pero dejamos que seáis vosotros mismos los que continuéis descubriéndolos en vuestro próximo viaje a Sevilla.

Artículos relacionados