Ryanair tendrá clase Business

Blogshalcon-Vuelos-Ryanair-intentara-mejorar-su-imagen

Ryanair tendrá clase Business. Así lo ha anunciado la compañía que, como sabes, lleva un tiempo aplicando un plan de reformas en todas sus estructuras para cambiar de imagen de cara al cliente y mejorar la opinión general que hay sobre ella.

El propio Michael O’Leary explicó hace tiempo que la aerolínea iba a introducir una serie de novedades, asumiendo que se daba por finalizada una primera etapa de implantación y popularización que, sin lugar a dudas, ha resultado exitosa.

Por eso se rediseñó la página web, eliminado el captcha por ejemplo, y se han introducido cosas inéditas en al compañía irlandesa, como la posibilidad de reservar un asiento concreto o viajar con un segundo bulto de manos gratis.

También se han implantado vuelos silenciosos en horario nocturno y, según las últimas noticias, eliminado el característico y algo estrambótico toque de corneta que celebraba cada aterrizaje (al parecer por mayoría registrada en los tuits de los usuarios).

Pero quizá la medida nueva más sorprendente sea el plan que hay en estudio para empezar a operar rutas de larga distancia (América del Norte, especialmente la costa Este de EEUU, se perfila como primer destino), algo que lleva implícito casi inevitablemente el plantearse incorporar una clase superior a sus aviones.

Y, en efecto, Ryanair ha admitido que está preparando una clase Business. No sólo por esos itinerarios de largo radio, sino también por el interés en entrar de lleno en el mercado de los vuelos de empresa, un nicho comercial que la aerolínea tenía pendiente y que ahora se convertirá en objetivo.

El perfil de los pasajeros de negocios obligará a introducir en las cabinas de la flota una serie de novedades no sólo físicas (mejora de asientos, amplitud, mayor confort, ¿quizá una sala VIP?) sino también de funcionamiento: más franquicia de equipaje, fast-track (o sea, prioridad en el paso por los controles de seguridad del aeropuerto), digitalización de la tarjeta de embarque para el smartphone, mejora de cátering a bordo, etc.

A falta de confirmar oficialmente cuándo y cómo se llevará a cabo todo esto, parece que habrá que esperar al menos hasta el otoño que viene.