¡Salta con ellos!

Sara y Jaac, mochila a la espalda, se embarcaron hace unos 9 meses en una nueva aventura viajera que como otras ya vividas, cuentan en su blog Salta conmigo. Este nuevo reto les lleva por toda Sudamérica y a diferencia de las demás no tiene fecha de vuelta: nos cuentan lo que se han encontrado a lo largo del camino.
Río de Janeiro Halconviajes.com

Río de Janeiro

Os habéis adentrado en una aventura por Latinoamérica  sin billete de vuelta, pero ¿qué viaje anterior os hizo pensar que viajar podría ser vuestra forma de vida?

Todos los viajes anteriores nos dejaron con la sensación de que nos faltaba algo: visitábamos muchos sitios, improvisábamos cada día, vivíamos experiencias nuevas… pero siempre teníamos una fecha en la cabeza que no podíamos olvidar: el día en que había que estar de nuevo en el aeropuerto para volver a casa. Esa “espada de Damocles” nos impedía quedarnos un día más en una ciudad o en un pueblo, conocer un monasterio, un templo, un parque natural del que no sabíamos nada y nos hablaban durante el viaje… En definitiva: cambiar la ruta por completo.
Antes de decidirnos teníamos nuestras dudas. No sabíamos si aguantaríamos tanto tiempo cuando el viaje más largo que habíamos hecho habían sido tres semanas, si no echaríamos de menos la “rutina” cómoda del trabajo, si nos superarían las aventuras… Pero después de nueve meses aquí seguimos y todavía nos queda.

Halconviajes.com Argentina

Iguazú

¿Por qué Latinoamérica y no otro continente?

Teníamos dos grandes destinos en mente: Latinoamérica y el Sudeste Asiático. Los dos nos atraían mucho y, al final, la decisión fue más que nada por comodidad. Como decíamos, teníamos dudas sobre un viaje tan largo y, para ayudarnos, decidimos que era mejor un sitio donde el idioma y las costumbres no complicaran más las cosas.

Es difícil, pero podríais elegir una ciudad, una playa, un paisaje agreste (uno Sara y otro Jaac) de todos los que habéis contemplado en este #LatTrip que dura ya más de 9 meses?

Sí que es difícil, pero vale, ¡nos vamos a mojar!

Sara: Las ciudades desde luego no son lo mejor de Sudamérica. Probablemente me quedaría con Río de Janeiro, no tanto por la ciudad sino por su ambiente: escuchar centenares de personas en la calle cantando samba ha sido una de las mejores experiencias del viaje. La playa sería sin duda la prainha de Itacaré, en Bahía, Brasil, una pequeña playa de surferos con acceso sólo a pie después de una media hora por las colinas llenas de vegetación que la rodean. Un mini-paraíso en el que os encontraréis sólo con un puesto de “coco helado”, palmeras y surfistas. Paisajes naturales, uff, hay tantos y tan singulares en su belleza: el Amazonas brasileño y sus puestas de sol, los Llanos venezolanos, los cafetales de Colombia o los cocotales de Ecuador, el volcán ecuatoriano Tungurahua en erupción, el Salar de Uyuni, las montañas de miles de colores en el norte de Argentina… ¿cómo elegir?

Brasil Halconviajes.com

Amazonas, Brasil

JAAC: Elegir una ciudad es muy complicado, pero creo que la que más me ha gustado ha sido Cartagena de Indias, Colombia. Tengo que reconocer que no soy muy de playas, pero las de Brasil me hicieron cambiar de opinión. No puedo quedarme sólo con una. Me quedo con Pipa: una pequeña ciudad brasileña con cuatro playas entre las mejores del país a las que se puede ir caminando. Sin duda lo más complicado de todo es un paisaje agreste: la cima del tepuy Roraima en Venezuela o el Salar de Uyuni en Bolivia son dos de los más impresionantes, pero este viaje ha estado lleno de paisajes: Lençois Maranhenses en Brasil, las quebradas del noroeste de Argentina, la avenida de los volcanes de Ecuador…

Brasil Halconviajes.com

Lençois Maranheses, Brasil

¿Qué hace falta tener para embarcarse en una aventura como ésta y dejarlo todo (o casi todo) atrás?

No hacen falta nada más que ganas. Cuando les contamos a nuestros amigos qué íbamos a hacer, muchos nos decían “qué suerte” o “qué envidia”. Nosotros siempre respondíamos que no se trataba ni de una cosa ni de otra: ni nos había tocado la lotería, ni hacíamos algo que ellos no pudieran hacer.
Sólo hace falta tomar la decisión, después lo sencillo es seguir viajando. Aunque desde que se toma la decisión hasta que se sale hay que dejar pasar un tiempo, no sólo para los preparativos –que en nuestro caso tampoco fueron muchos-, sino para asegurarse de que es lo que quieres y ahorrar para poder cumplirlo.

Brasil Halconviajes.com

Playas de Pipa, Brasil

La anécdota que más os van a pedir contar de estos últimos meses…

Creemos que serán dos: cómo recuperamos el móvil de manos de los “ladrones” en Mompox, Colombia, o qué se siente al dormir a los pies de un volcán en erupción y que en mitad de la noche los temblores hagan saltar las alarmas de los coches y haciéndote pensar que es la señal de evacuación.

Lo vuestro es la improvisación, pero ¿sabéis ya cuál será vuestro próximo destino?

Ahora mismo estamos en Córdoba, después iremos a Mendoza y para finales de enero estaremos en Santiago de Chile –tenemos un nuevo objetivo que cumplir ahí-. Después… bajaremos a la Patagonia, pero todavía no sabemos por donde. Y, por supuesto, seguimos sin saber la fecha de vuelta ni desde donde saldrá el avión que nos devuelva a casa.
En cuanto al próximo viaje… ¡no pensamos tan a largo plazo!

Artículos relacionados