La delincuencia a gran escala se ceba en la aviación comercial

Blogshalcon-Vuelos-Delincuencia gran escala ceba aviacion comercial

La delincuencia a gran escala se ceba en la aviación comercial. Y esta vez no hablamos de secuestros ni atentados. Los amigos del dinero fácil parecen haber descubierto un filón en el sector. Tantas medidas de seguridad que se aplican a los pasajeros y equipajes y resulta que, de un tiempo a esta parte, sobre todo este 2013, desaparecen botines millonarios de los aviones o usan éstos para transportar mercancías ilegales sin que nadie se percate hasta mucho después.

Ejemplos hay unos cuantos y bastante recientes. El pasado mes de febrero se produjo un atraco de película en el Aeropuerto de Bruselas, cuando una banda de 8 hombres disfrazados de policías y fuertemente armados asaltaron un avión de Helvetic Airways en plena pista y, en apenas 5 minutos, se llevaron diamantes en bruto cuyo valor ascendía a más de 37 millones de euros.

Fue una operación limpia y eficaz, sin heridos y sin que los pasajeros se dieran cuenta siquiera, ya que todo el botín estaba en la bodega. Bueno, para ser exactos, los viajeros terminaron enterándose porque el vuelo fue cancelado tras la alerta dada por los guardias de seguridad.

A mediados de este mes de septiembre la aviación volvió a engrosar las páginas de sucesos al saberse que en una nave de Air France que realizaba la ruta Caracas-París fueron encontradas nada menos que 30 maletas llenas de cocaína, sumando un total de 1,3 toneladas cuyo valor se calcula en torno a 50 millones de euros (que pasarían a ser hasta 350 millones en el mercado minorista).

El cargamento fue interceptado por la policía francesa, parte en el mismo aeropuerto (Charles de Gaulle) y parte en un coche que circulaba en dirección a Luxemburgo. El equipaje había subido a bordo eludiendo los controles y sin un nombre que correspondiera a un pasajero. Sin embargo la policía ya ha detenido a varias personas: en Francia, 3 italianos y 2 británicos; en Venezuela, otros 10 individuos, de los que 3 son militares.

Pero la aerolínea gala volvió a sufrir una desagradable experiencia el pasado jueves, cuando desaparecieron 50 kilogramos de oro que eran trasladados en uno de sus vuelos a Zurich. El metal precioso estaba en lingotes y su valor ascendía a 1,6 millones de euros.

La empresa de seguridad Brink’s, curiosamente la misma que se ocupaba de los diamantes de Bruselas, dejó el oro en manos de Air France, pero cuando el avión aterrizó en el aeropuerto suizo ya no estaba, no estando claro aún si fue sustraído durante el viaje o antes de embarcarlo, ya que no se echó en falta hasta el viernes.

La aerolínea ha presentado una denuncia ante la Gendarmería para «establecer rápidamente cómo ocurrieron los hechos y determinar las responsabilidades”.