Sin rumbo y a pedal, nómadas en bicicleta

Nuestros nómadas en bicicleta Lechu y Nico

Hoy os damos a conocer la inspiradora historia de Lechu Villalba y Nico González, una pareja de Argentina que un buen día decidieron dejar sus respectivos trabajos para recorrer Latinoamérica en bicicleta y según sus propias palabras, comenzar a medir el calendario no en horas, días o meses “sino en experiencias y momentos vividos”. Todas las vivencias y anécdotas de estos dos nómadas en bicicleta están documentadas en el blog Sin rumbo y a pedal.

nómadas en bicicleta

¿Cómo surgió la idea de comenzar este viaje? ¿Qué ocasionó esa chispa que os animó a dejar una vida cómoda para lanzaros a esta aventura?

La idea de viajar en bicicleta es un sueño que siempre tuvo Nico. Cuando nos conocimos y vio que nuestra relación iba en serio me dijo: “mirá que yo en algún momento me quiero ir a viajar en bicicleta sin límite de tiempo…” Soy muy espontánea y enseguida sin dudarlo ni un instante respondí: “Qué lindo, yo te acompaño!” Nico realmente no esperaba esa respuesta pero indudablemente lo terminó de enamorar.

Cuando nos conocimos (hace 3 años y medio) yo estaba por viajar con una amiga de mochilera por América Latina sin límite de tiempo. Me puse de novia, viajé junto a mi amiga pero por sólo dos meses y volvimos porque a ambas nos esperaba el amor en Argentina.
Volví con la intención de comenzar a darle forma a ese sueño que en un principio fue de Nico pero que con el correr de los meses ya era compartido. Luego de casi tres años de relación comenzamos a vivir la vida viajando sin rumbo y a pedal.

nómadas en bicicleta

Vuestro blog, Sin rumbo y a pedal, ¿fue un proyecto que comenzó de forma paralela con el viaje?

Sí, unos meses antes de comenzar el viaje tuvimos la idea de abrir un blog para que cualquier persona pueda seguir nuestro recorrido de manera online y acompañarnos en el camino. A mí me gusta mucho escribir así que lo tomé como una forma de transmitir lo vivido y contagiar a más personas esta chispita de vivir viajando. En el blog tenemos notas donde contamos nuestro recorrido, experiencias, momentos vividos, reflexiones, pero además incluimos información útil para otros viajeros, cicloviajeros o ciclistas.

Contadnos un poco acerca de vuestra ciudad natal, Tres Arroyos.

Yo (Lechu o Leticia) nací y viví hasta los 18 años en Tres Arroyos que es una ciudad pequeña al sur de la provincia de Buenos Aires (500km de Capital Federal).

Tres Arroyos es una ciudad tranquila, con pocos habitantes (60.000 personas), varios espacios verdes y lugares para hacer ejercicio. Además cuenta con actividades educativas, recreativas y artísticas para realizar. Aún conserva la sencillez de una ciudad chica y el silencio durante las horas de siesta. Está ubicada en una zona de llanura y campo característica por la cría de ganado, trigo y cereales. A sólo 70km de mi ciudad se encuentra una de las playas más lindas (en mi opinión) de la Argentina: Claromecó. Es una villa balnearia que atrae a varios turistas durante los meses de verano y aún conserva su esencia de pueblo. Es una de las pocas playas del país donde el sol sale y se esconde en el mar.

nómadas en bicicleta

A los 18 años me fui a estudiar a La Plata, ciudad universitaria por excelencia. Queda a sólo 40km de capital Federal. Al lado de La Plata se encuentra Berisso, la ciudad donde nació y vivió Nico hasta el momento de comenzar a vivir viajando.

Berisso es una ciudad bastante más grande que Tres Arroyos, con mucho movimiento característico por ser un lugar muy cercano a una ciudad universitaria. Es la cuna de gran parte de los inmigrantes que llegaron a nuestro país y hoy en día se celebra la Fiesta Provincial del Inmigrante. La costa del río de La Plata rodea la ciudad dándole un color y frescura agradable a la misma.

nómadas en bicicleta

¿Tenéis prevista una ruta establecida o viajáis según os apetece? ¿Qué marca el calendario en Sin rumbo y a pedal?

El camino lo vamos definiendo a medida que vamos viajando. Generalmente antes de salir a la ruta estudiamos las alternativas posibles, kilómetros, desnivel y lugares aptos para dormir. Antes de comenzar el viaje renunciamos a nuestro trabajo con la idea de no tener un límite de tiempo para volver. Nuestro calendario ya no se mide en días, meses o años sino en experiencias y momentos vividos. Por eso viajamos lento, disfrutando de cada lugar, eligiendo por dónde andamos y cuánto tiempo nos quedamos en cada sitio.

¿Cuál es la distancia más larga que habéis hecho en bici en un mismo día?

Hasta el momento hemos recorrido parte de Argentina y Chile. La distancia más larga que hicimos en un mismo día fueron 100 km.

¿Viajáis exclusivamente en bicicleta o habéis utilizado otro medio de transporte?

La idea es hacerlo mayormente en bicicleta. Al comienzo de nuestro viaje tomamos un tren que nos llevó al destino elegido para empezar el pedaleo. Una parte de Chile la cruzamos en colectivo. Dos veces que precisamos hicimos dedo (pero sólo distancias muy cortas). No tenemos problema si necesitamos usar otro medio de transporte, pero mientras lo podemos hacer en bicicleta elegimos este medio.

nómadas en bicicleta

¿Son seguras las carreteras en Latinoamérica para moverse en bici? ¿Hay alguna anécdota curiosa que queráis compartir sobre este tema?

Depende qué país y qué carretera. Hasta el momento hemos transitado sólo parte de Argentina y Chile. En Argentina en general las rutas no tienen mucha banquina (o en buen estado) así que las rutas muy transitadas son un poco peligrosas. En Chile gran parte de las rutas tienen buena banquina lo que permite circular un poco más seguro.

El peligro en la ruta generalmente se siente cuando hay poca banquina y circulan muchos camiones y colectivos ya que nos queda poco espacio para circular. Generalmente cerca de las grandes ciudades es un poco más peligroso. Anécdotas en la ruta tenemos muchas, en relación al tránsito puedo contarles dos momentos bien diferentes que caracterizan los tipos de ruta de Argentina.

Cuando volvíamos de Chile y nos acercábamos a la ciudad de Mendoza en Argentina pedaleábamos por una carretera muy transitada, de un solo carril y con banquina con piedras muy sueltas. Intentábamos pedalear lo más posible por la ruta (sobre la línea blanca) pero había tanta cantidad de camiones que debíamos bajar muy seguido a la banquina. En un momento un camión me pasó al lado (bastante cerca) y el viento me tiró a la banquina, no pude controlar la bicicleta y me caí sobre la banquina llena de piedras sueltas. Realmente no disfruté mucho el momento, me sentí bastante nerviosa y con un poco de miedo. Si bien ese camino tiene un paisaje muy lindo no lo recomiendo para ser transitados por ciclistas.

En otras de las rutas, en la provincia de San Juan, el camino era tan tranquilo y tan poco transitado que pudimos jugar en la ruta sacándonos algunas fotos.

nómadas en bicicleta

¿Alguna vez echáis de menos la vida cotidiana? ¿Pensáis algún momento en volver?

La vida cotidiana y la rutina de la ciudad no la extrañamos para nada. Lo que yo extraño muchísimo son algunas actividades que hacía antes de comenzar el viaje y ahora no puedo hacer; como mis clases de teatro y andar en rollers por la ciudad. Nico de vez en cuando extraña un poco las comodidades de una casa, pero generalmente en ese momento alguien nos hospeda en una así que satisface su necesidad. Lo que se echa de menos son los familiares y amigos.

Por el momento sólo pensamos en volver pero de visita; es más en este momento estamos de visita en nuestras ciudades. Pero volver a asentarnos y vivir una vida en una ciudad fija nuevamente por ahora no está en nuestros planes, quizá a futuro… Pero como lo único que existe es el presente preferimos vivir el hoy.

¿Os imagináis haciendo este viaje en solitario? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de viajar en pareja?

Nico ya viajó una vez solo en bicicleta de vacaciones (por tiempo muy corto). La experiencia le encantó y volvería a hacerlo sin problema. A mí me gustaría en algún momento de mi vida tener una experiencia viajando sola, pero no sé si lo haría en bicicleta. Me encanta viajar en bicicleta pero creo que no me animaría sola, al menos no de este modo por un tiempo tan largo.

Viajar en pareja nos parece hermoso ya que podemos compartir con la persona que amamos los mejores momentos de nuestra vida. Asimismo, en las circunstancias no tan lindas estás con alguien para compartirlo y ayudarse mutuamente. Cuando empezamos a vivir viajando comenzaron a cambiar muchísimas cosas dentro nuestro que nos hicieron crecer como persona y como pareja. Hoy en día y ya después de 9 meses de viaje creo que gracias a haberlo hecho juntos estamos en la misma sintonía, compartimos momentos y sensaciones que con otras personas no podemos compartir; especialmente con aquellas que se quedaron en una ciudad con una rutina diaria donde su vida poco cambió. Nosotros en menos de un año sentimos que ya vivimos como 5 años. Sí tuviéramos que volver a elegir lo volveríamos a hacer juntos.
Por otro lado es un desafío diario para la pareja. Compartir las 24 horas del día juntos durante tanto tiempo es lo que más nos cuesta. De a poco estamos aprendiendo, también, esta forma de vivir e intentando darnos nuestros tiempos. Estamos creciendo juntos y viviendo nuevas experiencias por eso es necesario desarrollar la paciencia para aceptar al otro en este cambio. Es súper difícil pero mientras uno lo disfrute es muy lindo hacerlo de este modo.

nómadas en bicicleta

¿Soñáis con llegar a algún país en especial de Latinoamérica?

No hemos planificado ningún país en particular, nos gustaría recorrer lo más posible de Latinoamérica. En mi caso personal durante varios años estudie portugués de Brasil y parte de su historia y cultura; sé que es un país muy grande pero me gustaría recorrerlo y conocerlo lo más posible. Si el camino nos acompaña en el 2016 seguiríamos por esas rutas.

¿Cómo hacéis para financiaros durante el viaje?

Vendemos fotopostales con fotos sacadas por nosotros y las editamos con frases de diferentes autores. Las vendemos cuando llegamos a cada ciudad y eso nos permite continuar viaje. Además salimos con un poco de ahorros que nos ayudaron mucho los primeros meses del viaje pero ya hace varios meses que vivimos de lo que generamos de la venta.

A mí me gusta mucho escribir y actualmente estoy haciéndolo además de para nuestro blog, para una revista online de Argentina. Por el momento es todo ad-honorem pero me gustaría que en un futuro sea ésta también una fuente de ingreso.

nómadas en bicicleta

Para finalizar ¿Qué consejo daríais a alguien que quiere hacer algo similar pero no se atreve a lanzarse a la aventura?

El consejo va dirigido no sólo para quien quiera hacer algo similar sino para todos aquellos que sueñan y desean algo con el corazón (no importa qué sea).

nómadas en bicicleta

Si uno realmente lo desea tiene que dejar atrás los miedos y preocupaciones y animarse a realizarlo, porque el que no arriesga no gana. Si por miedo a no lograrlo uno no lo intenta nunca va a saber si lo hubiese logrado o no, se quedará con esa incertidumbre toda su vida y seguramente se perderá de momentos increíbles. No hay nada que pueda salir mal si uno lo desea realmente y se lanza a intentarlo; y si no es lo que esperaba tampoco puede ser algo malo porque de todo se aprende. Lo más importante es creer en uno mismo, que somos capaces de alcanzar todo lo que deseamos; si es así no habrá barreras ni límites que nos detengan.

Recuerda que puedes seguir a nuestros nómadas en bicicleta en Sin rumbo y a pedal en Facebook y Twitter.

Artículos relacionados