Suiza, un viaje entre la historia y la innovación

Suiza tiene el compendio perfecto entre naturaleza espectacular, historia e innovación. No solo por su desarrollo de relojes de precisión, sino por haber sido la cuna de arquitectos de la talla de Le Corbusier o a movimientos artísticos innovadores.

Una filosofía que ama el detalle y el buen hacer  junto con el respeto por la naturaleza dotan a este país de un aura de respeto y admiración. Y pensarás que has rozado la perfección cuando pruebes sus chocolates y sus fondues de queso.

Suiza: 6 lugares que no te debes perder

Berna

berna

Es capital del país y uno de los 26 cantones suizos. Es también capital de la confederación helvética. No debes perderte  el museo del pintor Klee  diseñado por el famoso arquitecto Renzo Piano ni dejar de pasear siguiendo el surco del río Aare.

También recomendamos realizar alguna excursión en tren fuera de la ciudad. Una excursión de una hora en tren para ver el castillo Oberhofen o visitar Chaux – de – fonds y descubrir el corazón de la relojería suiza y alguna joya de Le Corbusier merece la pena.

Lucerna

lucerna

Si tienes ganas de disfrutar de un buen pueblo alpino y de ir acercándote a la espectacular naturaleza suiza y sentirte, como no, como Heidi, visita Lucerna.

Según los más enamorados de Suiza, es una de las ciudades más hermosas del país. Podrás descubrir las tradiciones suizas más auténticas  y disfrutar de un centro lleno de historia.

Está datado ni más no menos que del siglo XV.  De nuevo recomendamos ver la ciudad y realizar alguna excursión a sus alrededores.

Cataratas del Rin y Zúrich

rhinefalls

Las de mayor tamaño de Europa. 30 metros de altura tiene su salto de agua, una auténtica maravilla natural para disfrutar en Suiza. Además, está a 50 minutos en tren de Zúrich, por lo que recomendamos visitarlas junto con esta ciudad.

Puedes disfrutar de la iglesia románica de Grossmünster y de sus dos campanarios idénticos. Forma parte de la historia de la reforma protestante del s. XVI.

zurich

Tampoco dejes de visitar la Ópera o la calle Bahnhofstrasse, la calle más exclusiva de Europa donde encontrarás lujos de todo tipo y de calidad Suiza.

Monte Cervino

monte cervino

Para visitar este icónico monte, el que aparece en la caja de Toblerone, lo mejor es ir a Ginebra y coger un tren hasta Zermatt, un viaje de cuatro horas, pero que resultará un deleite por las magníficas vistas. 4.500 m de grandiosidad alpina te esperan al final del viaje.

Todo un símbolo de este país. Un espectáculo que podrás contemplar desde la estación de esquí más grande, y una de las más bonitas,  de Europa.  Desde aquí podrás visitar también la estación de tren ubicada a mayor altura de Europa, Jungfraubahnen.

Lago Lemán

lago leman

El lago más grande del país y el más grande de la Europa de occidente. Está ubicado en el centro de las zonas francoparlantes del país. Desde este lago de ensueño podrás observar unas preciosas vistas del otro icono Suizo, el Mont Blanc.

Flanqueando el lago Lemán están situadas ciudades como Ginebra o Lausana. Aquí se encuentran las sedes de la ONU y del Comité Olímpico Internacional. Otra excursión de una hora y media en tren te acercará a la Maison Cailler de Broc, uno de los templos del chocolate Suizo.

Gruyeres

Gruyere

Y como guinda final algo que seguramente muchos de vosotros estaríais esperando: una  visita a la ciudad que vio surgir al queso gruyere, ciudad ubicada en el cantón de Friburgo.

Aquí podréis deleitaros con una de las mejores fondues de queso que probaréis en el mundo. Además de esta delicia culinaria, Gruyères da nombre a su castillo, una auténtica  joya arquitectónica medieval.