Superar la depresión post-vacacional. ¿Sabes cómo?

Consejos para animarte después de las vacaciones

Acostumbrado a levantarte sin alarmas, a no tener un horario fijo, a comer a deshoras, a estar tirado tomando el sol sin hacer nada…ahora toca volver a la realidad y a las obligaciones. Tener de nuevo responsabilidades que atender tras una época de vacaciones es para muchos un auténtico sufrimiento, por lo que te damos varios consejos para superar la depresión post-vacacional.

superar la depresión post-vacacional

Regreso de las vacaciones.

¿Apatía, cansancio, hostilidad, irritabilidad, melancolía? Estos son algunos de los síntomas de esa tristeza que nos provoca lo que conocemos como depresión post-vacacional.

Tranquilo, no eres el único que pasa por ello. De hecho, el 60% de los trabajadores se deprime al terminar sus días de descanso. Influye también las profesiones: normalmente, las personas que tienen trabajos de cara al público les afecta más el regreso.

Consejos útiles:

–  No le des mayor importancia si los primeros días de trabajo te sientes cansado, sin ánimo o con ganas de que acabe el día cuanto antes: ya hemos dicho que la mayoría de trabajadores lo sufre y si te recreas en esa sensación lo pasarás peor.

Si la tristeza se alarga más allá de 15 días acude a un especialista, tienes el riesgo de caer en un estado de «burn out» (quemado), tranquilo, esto sólo le ocurre a un 7% de personas.

depresión post-vacacional

Consejos contra la depresión post-vacacional

-Quizás es tarde para hacerlo, pero apúntatelo para la próxima: si puedes, no esperes al último día para volver. Normalmente si nos hemos cogido varias semanas de vacaciones tendrás muchas cosas pendientes que hacer, y no precisamente sólo en el trabajo, abrir la casa, recogerla, regar plantas, poner lavadoras…es una buena idea regresar uno o dos días antes para organizarte mejor y habituarte a tu día a día.

–  Saca el lado positivo de volver, al menos tienes trabajo que te proporcionará unas buenas vacaciones para el siguiente año. Tal y como están ahora las cosas en el terreno laboral es mejor estar ocupado.

–  Sabemos que el cuerpo lo tienen habituado a otros horarios y que te costará ir temprano a dormir, pero intenta que los primeros duermas al menos las 8 horas diarias recomendadas e incluso si puedes más. De esta manera irás más descansado y con más fuerzas para afrontar la jornada laboral.

– Piensa en los planes que harás en el siguiente fin de semana. Además, puedes marcarte en el calendario los próximos puentes y días festivos y verás como el tiempo pasa más rápido de lo que te crees.

– No te agobies con todo el trabajo pendiente que tienes por delante. Siempre se suele dejar todo muy atado antes de marcharte de vacaciones y a la vuelta todo parece un mundo. Poco a poco, y si los primeros días no te da tiempo a hacer todo lo que te gustaría, no te lo lleves a casa, se entiende que cuesta aterrizar después de la desconexión.

– Márcate unas metas en el trabajo que te diviertan o al menos que te motiven, con eso te tomarás las obligaciones de otra manera.

– Comparte con tus compañeros las experiencias de tus viajes, charla con ellos, crea un ambiente agradable de trabajo y verás todo de otra manera. Se sobrelleva mejor la jornada con un clima relajado y distendido.

– Comienza a alimentarte de manera saludable. En verano normalmente nos saltamos las dietas, comemos a deshoras y lo que nos apetece. Incluso en muchas ocasiones abusamos de las tapas y el alcohol. Es por eso, que a la vuelta hay que volver a poner algo de disciplina en nuestro organismo. Los alimentos que contienen vitamina B ayudan a tener un mejor estado de ánimo y nos aportan energía saludable.

– El deporte es un gran aliado para reducir los niveles de estrés. Libera todo ese cúmulo de malas vibraciones, ya sabes: Mens sana in corpore sano.