Tablets y sillas para bebés en Barajas

Blogshalcon-Vuelos-Tablets sillas bebes Barajas

Dispositivos móviles y sillas para bebés componen la nueva oferta del Aeropuerto de Madrid-Barajas a sus usuarios para que su estancia sea más cómoda y agradable, tanto en la capital como en las propias instalaciones. Seguro que alguna vez habéis tenido que volar olvidando en casa vuestro ordenador portátil y resulta que lo necesitáis en destino. Pues bien, si dicho destino es Madrid ahora hay solución.

La difusión de las nuevas tecnologías han convertido los smartphones y tablets en objetos casi de uso cotidiano, por lo que era cuestión de tiempo que se incorporaran a los aeropuertos en régimen de alquiler. De hecho, Barajas ya contaba con un centenar de puntos de acceso a Internet distribuidos por sus terminales. A partir de este mes la conexión a la Red no te obligará a permanecer minutos de más en el aeropuerto; bastará con que acudas al stand que la empresa ConnectedtoGo tiene en la zona de recogida de equipajes y alquiles una tableta con su router de alta velocidad (200 Mb diarios).

La pantalla es de 7 pulgadas y permite conectarse, vía Wi-Fi, a 5 dispositivos simultáneamente. El aparato está configurado para turistas y visitantes, y hacerse con uno cuesta 6 euros al día con IVA y un seguro a todo riesgo incluidos. Cada elemento extra que se conecte debe pagar 3 euros, aunque se ofrece una tarifa completa de 13 euros. Y cuando el cliente se disponga a embarcar para el vuelo de vuelta, sólo tiene que devolverlo en otro stand de la zona de facturación.

El Altet (Alicante) y Barajas son pioneros en un servicio que irá implantándose en otros aeropuertos.

Pero hay otros aparatos que resultan igual de útiles o más para sus usuarios: las sillas para bebés. Por eso las terminales 1, 2 y 4 del complejo madrileño acaban de inaugurar unos dispensadores de carritos para su uso interior, algo verdaderamente novedoso. Cada uno de esos puntos tiene medio centenar de sillas pensadas para niños menores de 6 meses de edad o peso máximo de 15 kilogramos.

La idea es que los padres puedan usarla para sus hijos para moverse por la zona de embarque sin la dificultad que supone cargar con un bebé después de haber facturado su propia silla. Una vez que se dispongan a subir al avión no necesitan dejarla en ningún sitio concreto, ya que el personal la recogerá. Seguro que más de una familia agradecerá esta aportación en la atención al cliente y auguramos que pronto la veremos en más aeropuertos.