Tánger con Beatriz Blanco

Hoy en las entrevistas, contamos con la colaboración de nuestra diseñadora gráfica e ilustradora Beatriz Blanco, alias Bea Limonchis, que nos cuenta ( y nos dibuja) su viaje a Tánger, sus primeras impresiones del continente africano. Nos adentramos en las puertas de África en esta antiquísima y ajetreada ciudad de Marruecos.
Tánger Halconviajes.com

Bea y compañía en una terraza de la kasbah

 ¿Con qué viaje te quedas de todos los que has hecho y por qué?

 Sin duda me quedo con mi viaje a Tánger. Fue completamente distinto al resto de viajes que he hecho, mi primer viaje al continente africano. Allí se vive otra cultura y otro ambiente totalmente diferente.

 ¿Cuándo, con quién y cómo llegaste?

Tánger Halconviajes.com

Cuevas de Hércules en Tánger

 Fui en enero de este año con mi hermana Cristina. Fuimos en avión desde Madrid y nos quedamos 5 días disfrutando de la ciudad y sus alrededores.

 ¿Porqué elegiste ese destino, qué te llevó allí?

 Tenemos a unos buenos amigos viviendo allí y quisimos ir a verles y así poder conocer la ciudad. Fueron unos guías excelentes y nos enseñaron todos los rincones turísticos y alguno que otro escondido. También probamos la comida típica y compramos en el Zoco.

 ¿Cuál fue la mejor experiencia de todo tu viaje, una anécdota que destacarías o algo nuevo que aprendiste con él?

 Ir andando o estar tomando un té en una terraza y escuchar con estruendo la llamada que procede del minarete, allí el muadin llama a la oración de sus creyentes.

Vas escuchando cómo se va expandiendo el sonido de la llamada de cada mezquita, invadiendo las calles de la ciudad.

 También los diferentes colores que puedes encontrar en el Zoco central, desde los colores tierra de las especias hasta los colores chillones de las babuchas.

Los tangerinos son muy extrovertidos, enseguida te sacan conversación al escucharte hablar en castellano y corriendo regatean.

Tánger Halconviajes.com

Vistas desde la Kasbah

 Recomiéndanos un lugar concreto, una comida y el mejor momento del día en el lugar.

 En mi opinión es imprescindible ir cualquier tarde a las Cuevas de Hércules, a unos kilómetros de la ciudad, en donde, según la leyenda la mítica figura de Hércules descansó después de realizar sus 12 pruebas. Y nada más salir de las cuevas es aconsejable sentarse fuera, en una terraza que hay a la altura de mar (las mesas están entre las piedras) y disfrutar de un té caliente mientras se contempla la puesta de sol. Las vistas en ese sitio son impresionantes, el mar cubriéndolo todo y el cielo con varias tonalidades de colores cálidos. Perfecta para inmortalizar el momento.

 Además, hay que ir a la Kasbah ya que fue construida en el punto más alto de Tánger y posee unas excelentes vistas sobre el Estrecho de Gibraltar y de España.

Tánger Halconviajes.com

¿Cuánto falta para Tánger?

 Y si tienes tiempo no te puedes ir sin visitar un lugar cercano a Tánger, Assilah, un pueblo pesquero que tiene un encanto particular, con sus casas blancas y azules, ventanas llamativas y puertas árabes. ¡Un pueblo con mucho encanto!

Tánger Halconviajes.com

Tomando el té a la menta. Bea Limonchis

 ¿Y la comida? Es difícil elegir una ya que toda está riquísima, pero si tuviera que elegir, sería el cuscus y el tallín de pollo.

No nos olvidemos del té a la menta, aunque no seas un amante de esta bebida, te acabara gustando y pidiéndolo en todos los sitios que vayas.

Es un buen sitio dibujar sin dejar de inspirarte por la esencia de Tánger.

¿Quieres conocer Marruecos? Puedes empezar con Tánger, la puerta entre Europa y África. Reserva tu vuelo y hotel con Halconviajes.com.

Tánger Bea Limonchis Halconviajes.com

Tánger por Bea Limonchis