Vacaciones en Tel Aviv

Planear un viaje a Israel suele llevar implícita la visita a esos lugares cargados de historia que tanto nos suenan de la Biblia: Belén, Jerusalén, el río Jordán, el Mar Muerto… Pero lo más probable es que hagas tu entrada al país a través de Tel Aviv, que es donde está el aeropuerto, lo que te permitirá descubrir una ciudad diferente, moderna, cosmopolita y muy dinámica desde el punto de vista cultural.

BlogHalconviajes-Vacaciones en Tel Aviv

 

Tel Aviv no se puede comparar en edad al resto de urbes del país, ya que su fundación es bastante reciente: en 1906, a raíz de la ampliación de la vecina Jafa -la puerta de entrada tradicional, por su puerto-, que se había quedado pequeña y encajonada. Diseñada urbanísticamente, se empezó a construir en 1909 a partir de un sistema de cooperativas y orientándose exclusivamente a un uso residencial.

La ciudad fue capital de Israel hasta 1950, dado que Jerusalén estaba en zona de guerra e inicialmente corrió el peligro de no quedar en manos del nuevo estado. Y eso que no se libró de las bombas, pues a lo largo de varias guerras sufrió ataques, incluso antes de que Israel se independizara y se enfrentara a sus vecinos árabes; es lo que pasó, por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial.

Pero todo eso fue lo que le confirió tanto un carácter resistente como el toque definitivo de cosmopolitismo, convirtiéndola en el centro pensante de la nación. En ese sentido, decir que no es una megalópolis pues no llega a cuatrocientos mil habitantes. Ello seguramente resulta decisivo para darle un elevado nivel de vida.

¿Qué interés turístico tiene Tel Aviv si decides pasar allí tus vacaciones o, al menos, una parte de tus días en tierra israelí? Lo primero de todo, su arquitectura, con numerosas muestras de la escuela Bauhaus que la hacen ser la que mayor cantidad tiene del mundo. La zona donde se acumulan es la que le ha dado el sobrenombre de Ciudad Blanca.

Otros sitios destacados son el parque Yarkon, quizá uno de los más grandes que existen en la categoría de urbanos (es mayor que el neoyorquino Central Park), así como varias avenidas, plazas y bulevares. Junto con la espléndida arquitectura, es lo que ha favorecido su inclusión en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Varias de las casas de los personajes históricos de Israel están habilitadas como museos, caso de las de Ben Gurión, Bialik o Dizengoff, por ejemplo. También hay museos dedicados al pasado, antiguo y reciente, como los de la Diáspora, la Haganah, el de la Tierra de Israel… No faltan uno de arte y otro militar.

Asimismo, Tel Aviv es un sitio de referencia para turistas del propio país, ya que allí están las playas más frecuentadas. No hay que olvidar que es un lugar de clima mediterráneo y, por tanto, en verano hace calor. curiosamente, varios de estos arenales están especializados temáticamente: para familias con niños, para musulmanes, para gays, con zonas separadas hombres-mujeres, para bañistas con perro

A todo esto hay que añadir que esta ciudad es el epicentro del ocio y de la vida nocturna, por eso abundan bares, clubes, pubs, discotecas, cines, salas de conciertos, cafés con terrazas y demás. Uno no se aburre en Tel Aviv…

Artículos relacionados