The Ritz London, lujo de reyes

Blogshalcon-Hoteles-Royal Suite The Ritz London

Vamos a hablar de un hotel en Inglaterra frecuentado por reyes (entre ellos Alfonso XIII) pero también por políticos en el exilio (De Gaulle) y famosos actores (de hecho, en él se rodaron algunas escenas de Notting Hill y Richard Burton protagonizó alguna pelea); donde se sirve el té de las cinco siguiendo un estricto ritual y hay sumiller de puros habanos; un lugar al que famosos escritores dedicaron versos y que fue ambientado por su dueño en color albaricoque por ser el que mejor pegaba con el tono de piel de su esposa; te proponemos, pues, una visita a The Ritz London.

Se trata, como habrás podido deducir, de un sitio exquisito ubicado en pleno centro de la capital británica, en el 150º de Picadilly, muy cerca de los teatros, museos y gallerías de arte mas conocidos de Londres, así como de las calles comerciales de Bond Street, Oxford Street y Jermyn Street. Fue inaugurado en 1906 por célebre hotelero César Ritz como un monumento al glamour y hasta hace poco se exigía a los clientes vestir de etiqueta en todas las áreas públicas, aunque en los últimos tiempos esa norma se ha relajado y ya se admiten vaqueros y zapatillas deportivas.

The Ritz London dispone de 136 lujosas habitaciones y suites de múltiples tipos: Superior Queen (individual con cama de matrimonio), Superior King, Executive King, Deluxe King (estos tres tipos se diferencian por su tamaño), Junior Suite (con habitaciones comunicadas para familias), Suite de una habitación, Picadilly Suite (con vistas a Picadilly), Green Park Suite (con vistas a Green Park) y Suite de dos dormitorios.

Hay otro modelo más muy especial, el que componen las seis suites de diseño moderno, que contrastan en decoración con el estilo Luis XVI de las anteriores y aportan un toque contemporáneo al concepto de lujo tradicional. Son The Berkeley Suite, The Trafalgar Suite, The Arlington Suite, The Royal Suite y The Princess of Wales Suite.

El famoso salón de té

El hotel ofrece servicios clásicos como personal multilingüe, traducción, cambio de moneda, acceso a Internet, accesos para discapacitados, salón de belleza, gimnasio, programa para niños… Menos típicos, pero acordes a su espíritu, son la relación de dos empleados por cada cliente, los ayudantes de cámara y el mayordomo.

Uno de los puntos fuertes, que ya es decir, es el gastronómico. Algo que tiene doble valor en un país que no tiene buena fama en ese sentido. Pero en el Ritz hay que hacer una excepción y lo demuestra el hecho de que sea el único hotel que ha recibido un Royal Warrant (Certificado de Garantía Real) por parte del Príncipe de Gales, por los servicios de banquetes y catering.

El restaurante The Ritz ofrece cocina clásica con influencias contemporáneas en un entorno con vistas a los jardines. The Palm Court es un salón imperial eduardiano creado por la duquesa de Bedford para servir el afternoon tea acompañado de una selección de sándwiches, bollos y pasteles (las reservas se deben realizar con antelación). Por último, en The Rivoli Bar puedes tomar snacks y cócteles en un ambiente art decó.

Lo de último habría que matizarlo, no obstante, ya que el hotel dispone de cinco nuevos comedores con la incorporación de un edificio anexo, la William Kent House, con interiores del siglo XVIII restaurados. Está en el 22º de Arlington Street y es el sitio perfecto para cenas, reuniones de negocios, bodas y fiestas de gala.