Turismo volcánico: Naturaleza en estado puro

Más allá del turismo de montaña

Se está poniendo de moda, es un tipo de turismo «emergente» y nunca mejor dicho. Lo que en un principio puede ser una amenaza por el miedo a las erupciones, puede convertirse en una «atracción de turistas» deseosos de ver cómo palpita la Tierra. ¿Te unes al viaje?

Volcán Villarica, Chile. Foto/arteyfotografía.ar

Actualmente se habla mucho sobre los volcanes. Desde que El Hierro empezó a temblar hasta las alarmantes noticias de una posible erupción, se han analizado los efectos que provoca, y aunque normalmente el primero es el miedo, hay gente que siente fascinación ante ese  espectáculo de la naturaleza.

El paisaje de las Islas Canarias resulta mágico, y cuando viajas por primera vez a las Islas, te engancha ese aspecto casi lunar que poseen, con impresionantes acantilados y desfiladeros.

Sólo las Canarias son las únicas islas volcánicas de España con vulcanismo activo y de naturaleza oceánica.

Volcanes El Hierro, Turismo de Canarias

Los volcanes forman parte de su personalidad, han marcado su cultura, su historia y su gastronomía. No hay que dejar de lado que el origen volcánico de Canarias ha permitido la formación de unos espectaculares fondos marinos, una rica biodiversidad.

 Visitar los volcanes de Canarias es una de las excusiones más solicitadas por los turistas, en tu hotel en Canarias podrás preguntar cómo apuntarte a ellas. ¡Te encantará verlos!

Filipinas,  un país de volcanes:

Existen más de 300 volcanes; 22 de ellos se encuentran en estado activo y 27 están catalogados como potencialmente activos. Es, sin lugar a dudas, un lugar único en el mundo para contemplar estas maravillas de la naturaleza que tanto fascinan y a la vez tanto daño han hecho a la civilización durante milenios.

La gente siente tanta fascinación que se ha convertido en uno de los países que más está explotando el turismo volcánico.

Más cerca de nuestras fronteras, en concreto en Islandia, aun seguimos acordándonos de la nube de cenizas que provocó la erupción del volcán: Eyjaffajökull. Resulta curioso que a partir de entonces, se haya convertido en un punto turísitco marcado en la visita a este país con excursiones en jeep y rutas en helicópte

Pero en este país no es el único volcán que se despierta. El a unos 120 kilómetros al este de la capital Reykjavik, cuando se despertó el Fimmvorduhals. Se trata de un volcán, de 1.666 metros de altura y cráter con 4 kilómetros de diámetro, que llevaba dormido pero latente desde 1821. Sin actividad sísmica previa, abrió una fisura de un kilómetro y empezó a manar un flujo de lava.

El monstruo de fuego:

Su fama se la ha ganado a pulso, y es que el Manua Loa es el volcán más grande del planeta. Se encuentra en Hawai, y posee una altura de 9.000 metros y un volúmen de 75.000 kilómetros cuadrados.  Su nombre significa «alta montaña»  es uno de los más activos en las Islas Hawaianas que están formadas por cuatro más:Mauna Kea, Hualalai, Kohala y Kilauea.

Otros volcanes dignos de mención son  el Nevado Ojos del Salado. Se encuentra entre Argentina y Chile, y la segunda cima: el Cerro Aconagua, también en Argentina. Si te gusta ver la naturaleza en toda su fuerza, viaja a Argentina y conoce estos estremecedores paisajes.